El presidente argelino arrancó un viaje de dos días a Túnez

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

El mandatario argelino, Abdelmadjid Tebboune, llegó ayer miércoles a la capital tunecina en una visita oficial de dos días acompañado de una importante delegación de, al menos, una decena de ministros, apenas una semana después de haber acordado un préstamo de 265 millones de euros a Túnez.

Tebboune fue recibido en el palacio de Cartago por su homólogo, Kais Said, quien agradeció en una rueda de prensa el apoyo brindado durante la crisis sanitaria y aseguró que no olvidará «la actitud de Argelia frente a la pandemia, cómo los dos países compartieron el oxígeno. Compartimos todo, las mismas esperanzas y la misma voluntad de realizar las demandas del pueblo».

«Esta visita histórica abrirá una nueva y prometedora página en el camino de las relaciones sólidas entre los dos país», declaró la Presidencia en un comunicado de prensa en el que reveló la firma de un total de 27 acuerdos y memorandos, principalmente en materia de justicia, energía, pequeñas y medianas empresas, medioambiente, cultura y educación entre otros aunque sin ofrecer detalles al respecto.

La sintonía entre los dos líderes quedo patente desde la llegada de Said al poder en octubre de 2019 tras elegir Argelia como primera visita oficial y, desde entonces, los encuentros entre los dos vecinos se han mantenido con cierta asiduidad.

Tras ese primer acercamiento, Argelia anunció un depósito de 150 millones de dólares al Banco Central Tunecino (BCT) como garantía y acordó una serie de facilidades de pago para la compra de carburante y gas, puesto que es su principal proveedor de estas materias.

La primera Ministra tunecina, Najla Bouden, hizo lo propio el pasado mes de noviembre, poco después de su nombramiento, y se reunió con el jefe del Estado y el jefe de Gobierno, Ayman Ben Abderrahmane, con el objetivo de buscar financiación para hacer frente a los cerca de 30.000 millones de euros que acumula de deuda pública y que representa más del 100% de su PIB.

Una semana más tarde, Argelia le otorgó un préstamo por valor de 300 millones de dólares (equivalente a 265 millones de euros) «en beneficio del país», según publicó el boletín oficial del Estado (JORT).

Bouden ha anunciado que su equipo presentará próximamente una propuesta al Fondo Monetario Internacional (FMI) para un nuevo crédito- el cuarto durante la última década- que espera cerrar antes del próximo mes de abril y mejorar así su nota soberana, degradada en julio a «B» con una perspectiva negativa por la agencia de calificación de riesgo Fitch Rating.

Desde que el pasado 25 de julio Said decretase el Estado de excepción -que incluyó el cese del primer Ministro y la suspensión de la Asamblea de manera indefinida- ha congelado la casi totalidad de la Constitución de 2014 y se ha hecho con plenos poderes para «recuperar la paz social».

Según la hoja de ruta presentada esta semana, el país llevará a cabo el próximo 25 de julio un referéndum sobre las reformas constitucionales propuestas por la ciudadanía con el fin de «recuperar su soberanía» y celebrará elecciones legislativas anticipadas el 17 de diciembre de 2022. EFE

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.