Entrevista. Exdirigente saharaui: Argelia es la parte principal y la negociación con el Polisario es inútil   

Se puede afirmar que Marruecos ha ganado la batalla de la integridad territorial de manera definitiva

0

 

Rue20 Español / Rabat

 

Entrevistado por: Jamal Bourfissi 

 

En la siguiente entrevista, Mohamed Cheikh Biadillah, ex presidente de la Cámara de Consejeros y ex ministro de Sanidad, habla de la evolución del expediente del Sahara marroquí, destacando que Marruecos ha ganado la batalla de su soberanía territorial.

 

Biadillah también repasa los mensajes implícitos del último Discurso Real con motivo de la conmemoración de la Marcha Verde, especialmente en lo que respecta a la afirmación del Rey de que no debe haber negociación sobre la marroquinidad del Sahara. Este ex dirigente y responsable marroquí de origen saharaui tiene familiares en los campamentos de Tinduf. Él forma parte de los miembros de la familia que han optado por unió en vez de la división. Un marroquí puro y duro.

 

Asimismo, resalta los desafíos que se plantearán en el futuro y las formas de afrontarlos, etc.

 

¿Cómo valora el curso que está siguiendo la cuestión de la integridad territorial del Reino?

 

Marruecos ha logrado importantes avances gracias al sabio liderazgo de Su Majestad el Rey Mohammed VI.

 

Se puede afirmar que hemos ganado la batalla de la integridad territorial del Reino de manera definitiva.

 

Esto se manifiesta en que hubo una fuerte movilización de la opinión pública nacional, que cerró filas en torno a la soberanía territorial del Reino.

 

También notamos la fuerte participación de los habitantes de las provincias del sur que defienden y elogian los logros que se han conseguido en estas regiones en términos de desarrollo social y económico.

 

El frente interno se ha fortalecido, y todos los componentes de la sociedad marroquí cierran filas en torno a Su Majestad.

 

Además, el equilibrio de poder a nivel mundial se ha vuelto a nuestro favor, sobre todo después del regreso de Marruecos a la Unión Africana y su fuerte participación para tejer relaciones económicas, políticas y culturales con los países africanos, durante los últimos cinco años.

 

Hemos ganado esta cuestión porque el desarrollo en Marruecos ha dado pasos importantes que son incomparables con el de sus vecinos, gracias a una estrategia económica que se basa en la diversificación y el fomento del espíritu empresarial y la producción local.

 

Debido a este «boom» económico apareció el informe realizado por un centro de investigación alemán que habla de los asombrosos avances que Marruecos está realizando en diversos campos, que convierte al Reino marroquí en el motor del desarrollo en el norte de África e incluso a nivel continental, y por eso el informe pide mantener el equilibrio de poder entre los países del norte de África y no permitir que Marruecos consiga el liderazgo.

 

Este liderazgo se logró gracias a la importancia y prioridad que Marruecos da a los sectores industriales prometedores, al igual que la industria automóvil, aeronáutica y química.

 

Nuestros socios europeos saben bien estos datos objetivos. Pero la industria más grande y fuerte en la que Marruecos se ha distinguido y logrado la singularidad en la región es la industria de la estabilidad gracias al liderazgo de SM el Rey Mohammed VI.

 

¿Qué opina sobre la última resolución de la ONU sobre la cuestión del Sahara marroquí?

 

La resolución de la ONU vino a favor de Marruecos, es positiva y va en consonancia con los desarrollos internos que Marruecos está presenciando en todos los aspectos de la vida.

 

Marruecos es un punto brillante en una región explosiva y, por lo tanto, los países del Occidente deberían apoyar la evolución positiva que conoce la cuestión del Sahara marroquí, tal como hizo la Administración de los Estados Unidos, que reconoció la marroquinidad del Sahara.

 

Me refiero aquí, especialmente, a Francia y España, porque eso les interesa mucho.

 

Sin embargo, existen obstáculos que lo impiden, porque los círculos de toma de decisiones todavía están controlados por ideologías coloniales.

 

¿A su juicio, por qué los países europeos no siguieron los pasos de los Estados Unidos?

 

Existe un conflicto de intereses. La toma de «posturas dobles» sirve a los intereses de algunos países, por lo que se niegan a decidir su posición, aunque saben que Marruecos tiene razón y que tiene derecho a defender su soberanía territorial.

 

Además, hay otros países que no están satisfechos con la entrada de Marruecos en el mercado africano, porque consideran que esto constituye una competencia (competitividad) para ellos.

 

Pero a pesar de todo ello, Marruecos seguirá defendiendo su integridad territorial, con determinación y confianza.

 

Por este motivo, SM el Rey confirmó en su último Discurso con ocasión del 46° aniversario de la Marcha Verde, que no hay negociaciones sobre la marroquinidad del Sahara, sino que las negociaciones se centrarán en encontrar una solución política al conflicto artificial con Argelia.

 

Desde 2007, las Naciones Unidas no han hablado en ningún documento del referéndum, sino de una solución política.

 

Van Walsum habló de la imposibilidad de basarse en el mecanismo del referéndum. La solución política es la única propuesta posible, y esta solución debe ser negociada entre Marruecos y Argelia.

 

Pero vemos que Argelia sigue aferrándose a lo mismo, o sea, al referéndum y a la autodeterminación.

 

Argelia no ha cambiado su discurso a lo largo de estos 50 años, a pesar de las transformaciones en curso, sigue comportándose como si la dinámica del desarrollo se hubiera detenido, porque las nuevas élites en Argelia aún no han podido llegar al círculo de toma de decisiones.

 

La vieja guardia todavía piensa con la mente de la Guerra Fría. Si las nuevas élites de Argelia hubieran podido llegar a los centros de toma de decisiones, se habría producido un cambio acerca del conflicto artificial.

 

Lamentablemente, los líderes argelinos se han convertido en una carga para el país, ya que continúan dependiendo de la propaganda, la desinformación y la mentira.

 

¿Cree que el mecanismo de las mesas redondas es la forma más eficaz para llegar a una solución política a este expediente? 

 

Ha quedado claro para las Naciones Unidas, que tiene una larga experiencia en el campo de la resolución de conflictos, que las Mesas Redondas son la clave para resolver disputas entre países y, por lo tanto, se pone el foco en este mecanismo.

 

El principio de negociación es importante, y las negociaciones deben ser entre Marruecos y Argelia, y es inútil negociar con el Polisario, que no tiene independencia en la toma de decisiones, aunque llegue a un acuerdo con Marruecos.

 

¿Cree que el nuevo enviado de la ONU al Sahara, de Mistura, podrá contribuir a hacer avanzar el expediente y resolver el conflicto artificial?

 

Esperamos que esto mismo se haga realidad. Deseamos que la misión del nuevo enviado tenga mucho éxito y contribuya realmente a resolver este diferendo.

 

La propuesta marroquí de autonomía bajo la soberanía marroquí constituye la base de una solución política porque parte del principio ganador-ganador (el beneficio mutuo).

 

Esperamos que se solucione definitivamente este conflicto artificial para poder abrir el camino a todos los habitantes del Sahara marroquí, incluso a los del otro lado, para contribuir al desarrollo de la región. Esperamos que participen y contribuyan al desarrollo de las provincias del sur.

 

Hay varios proyectos en proceso de ejecución en las provincias del sur, nos referimos especialmente a los cinco grandes proyectos siguientes: el proyecto del puerto de Dajla, la desalinización de agua del mar, la energía solar y eólica, la autopista Tiznit y la zona industrial de Dajla.

 

Se trata de megaproyectos que promoverán el desarrollo de la región y contribuirán a la creación de empleo en todas las disciplinas. El Sáhara cabe a todos sus habitantes.

 

¿Cuáles son los retos que podría enfrentar Marruecos en el futuro?

 

Debemos seguir fortaleciendo el frente interno y cerrar filas en torno a Su Majestad para fortalecer los logros. También se debe trabajar para intensificar los esfuerzos de desarrollo y reforzar la vía de desarrollo de Marruecos.

 

Debemos apostar por lograr una tasa de crecimiento de al menos 7%, así tendríamos la posibilidad de solucionar los problemas económicos, incluido el problema del desempleo, y brindar las oportunidades laborales necesarias. Para conseguir esto, hay que aprovechar las experiencias de los marroquíes, tanto los que viven dentro del país como los que residen en el Extranjero.

 

Traducción de: Mohamed Charbi 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.