Lakhrif: La visita del rey a América Latina marcó el inicio de una nueva etapa

Somos los habitantes y los representantes legítimos del Sáhara. No le dimos al Polisario el mandato ni el derecho de representarnos

0

 

 

Rue20 Español / Rabat

 

Entrevistado por: Jamal Bourfissi 

 

En la siguiente entrevista concedida al diario electrónico «Rue20 Español», Ahmed Lakhrif, Consejero Parlamentario y ex Secretario de Estado de la Cancillería Marroquí, arroja luz sobre la evolución de la primera causa nacional, tras la emisión de la reciente resolución del Consejo de Seguridad que prorrogó la misión de la MINURSO por un año más, y a la luz del último Discurso Real con motivo de la conmemoración del 46° aniversario de la Marcha Verde.

 

El miembro de la Cámara de Consejeros destaca la importancia de la diplomacia paralela, especialmente la diplomacia parlamentaria, en la defensa de la marroquinidad del Sáhara y de la integridad territorial del Reino.

 

¿Cómo valora la evolución de la primera causa nacional?

 

Sin lugar a dudas, la cuestión de la integridad territorial del Reino va en el camino correcto. Hay varios indicadores y hechos ocurridos en los últimos meses que confirman lo dicho.

 

El reconocimiento de Estados Unidos de la marroquinidad del Sáhara constituyó un punto de inflexión decisivo en la cuestión del Sáhara, consolidando los logros de Marruecos en cuanto a su integridad territorial, consolidando la marroquinidad del Sahara y confundiendo a los enemigos de la integridad territorial del Reino.

 

Este reconocimiento provino de una superpotencia, miembro permanente del Consejo de Seguridad, que formula proyectos de resolución que son remitidos al Consejo de Seguridad.

 

Además, hay la propuesta marroquí que otorga autonomía a las provincias del sur, propuesta que está recibiendo amplia y creciente confirmación por parte de la comunidad internacional. Fue elogiada por el Consejo de Seguridad a través de su reciente resolución.

 

Esta propuesta goza de credibilidad y realismo, y constituye una base sólida para las negociaciones encaminadas a una solución política del conflicto artificial sobre el Sáhara marroquí.

 

A eso se añade lo que podemos llamar diplomacia consular, ya que un número cada vez mayor de países están abriendo consulados en las ciudades de El-Aaiún y Dajla, 24 consulados se han abierto hasta ahora.

 

La importancia de la apertura de estos consulados es evidente ya que se considera como un reconocimiento implícito de la marroquinidad del Sáhara por parte de estos países.

 

Este reconocimiento contribuye a la consolidación de las relaciones de Marruecos con estos países, ​​a todos los niveles.

 

Debemos dejar claro también que además de la apertura de consulados, muchos de los países que han abierto representaciones diplomáticas en las provincias del sur participan en actividades sociales, culturales y deportivas, por ejemplo, hemos visto cómo un país como Gabón ha participado en estas actividades, con ocasión de la celebración de su Fiesta de Independencia.

 

¿Personalmente, cómo ha recibido la última resolución de la ONU sobre el Sáhara marroquí?

 

Se puede decir que la última resolución emitida por el Consejo de Seguridad constituye la última etapa de las victorias logradas por la diplomacia oficial del Reino.

 

Se elogió la propuesta de Marruecos sobre la autonomía para las provincias del sur bajo soberanía marroquí.

 

La resolución también instó a todas las partes a sentarse a la mesa de negociaciones, incluida Argelia, que siempre ha afirmado que no está directamente interesada en el conflicto artificial por el Sáhara.

 

La decisión de la ONU considera a Argelia una parte clave en este conflicto, cosa que no admite el régimen argelino.

 

La decisión fue a favor de Marruecos, lo que explica las tensas reacciones de los enemigos de la integridad territorial del Reino, que se vieron frustrados por la decisión.

 

¿Cómo ve el futuro de la cuestión del Sáhara marroquí?

 

Lo que se requiere hoy es fortalecer los logros y avanzar en la defensa de la marroquinidad del Sáhara y de la soberanía territorial del Reino de Marruecos, en el marco de una estrategia bien definida, para hacer frente a los desafíos que se presentarán en el futuro.

 

Esta estrategia requiere fortalecer el frente interno y reforzar la coordinación entre la diplomacia oficial y paralela: la diplomacia parlamentaria, partidista, de los empresarios, de la sociedad civil, etc.

 

Personalmente, hago un llamado a las delegaciones de las provincias del sur a movilizarse para defender la integridad territorial del Reino.

 

En este sentido, cabe señalar que el último Discurso Real con motivo del 46° aniversario de la Marcha Verde, insistió en que los representantes electos de las provincias del sur son los legítimos representantes de los saharauis.

 

Usted contribuye notablemente a la diplomacia parlamentaria, a través de varias visitas de trabajo a países de América Latina, ¿cómo contribuyeron estos esfuerzos a dar a conocer la primera causa nacional en esta región? ¿Y cuál es su valoración del papel que desempeña el Parlamento en la defensa de la marroquinidad del Sáhara?

 

Acabo de regresar de Colombia. Por supuesto, visité una gran cantidad de países de América Latina. Debemos señalar que la opinión pública en algunos de estos países tiene ideas equivocadas sobre la realidad en las provincias del sur.

 

La propaganda que hizo anteriormente Argelia a favor de las tesis del separatismo contribuyó a la desinformación para la opinión pública en esos países, y a la formación de falsas representaciones sobre el conflicto artificial en el Sáhara marroquí.

 

La idea predominante entre amplias categorías de personas en algunos países de América Latina es que la población saharaui está con la otra banda, es decir, se alinea con los enemigos de la integridad territorial del Reino, y esto se debe a la desinformación mediática practicada por los separatistas en tiempos anteriores.

 

Somos los habitantes y los representantes legítimos del Sáhara. No le dimos al Polisario el mandato ni el derecho de representarnos. Solo se representan a sí mismos, y no representan a los ciudadanos saharauis que defienden la marroquinidad del Sáhara y la integridad territorial de Marruecos.

 

Las cosas empezaron a cambiar en los últimos años a favor de la propuesta marroquí. Nosotros, como parlamentarios, contribuimos a dar una imagen real del conflicto artificial sobre el Sáhara marroquí.

 

Pero cabe señalar en este contexto que la visita real a los países latinoamericanos en 2004 constituyó verdaderamente un punto de inflexión en la posición de los países y las sociedades de América Latina en lo que a la cuestión del Sáhara se refiere.

 

La visita de SM el Rey Mohammed VI marcó el inicio de una nueva etapa en las relaciones de Marruecos con los países latinoamericanos, ya que abrió el camino para la consolidación de las relaciones marroquíes con estos países, así como el fortalecimiento de los lazos políticos con ellos.

 

Asimismo, gracias a la visita real, muchos países de América Latina cambiaron su posición, congelaron o retiraron su reconocimiento de la República ficticia (RASD), y empezaron a dar apoyo a la iniciativa marroquí de autonomía.

 

Traducción de Mohamed Charbi

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.