Cañadas: La derrota de los islamistas ha sido un castigo y el nuevo Gabinete puede dar más apertura a Marruecos

"El PJD se consideraba el partido del pueblo, pero estos últimos años con la pandemia, se han dado cuenta de que no estaban a la altura y sus promesas no se han cumplido",dijo.  

0

 

Rue20 Espanol/ Casablanca

Toufiq Slimani

“España y Marruecos tienen que redefinir su relación con diálogo y diplomacia. Hay que empezar de cero”, y el Gobierno marroquí actual liderado por Aziz Akhennouch, líder del Partido la Reagrupación Nacional de Independientes(RNI), puede ayudar a la mejora de las relaciones bilaterales entre Rabat y Bruselas, por una parte, y Madrid y Rabat, por otra.

 

 

Aunque las líneas generales de la política exterior no las dibuja el Gobierno, la plantilla del actual Gobierno liberal es más cercana y conectada con los responsables europeos que los islamistas del Gobierno saliente. Los detalles cuentan en la diplomacia.

 

 

La lectura de Rosa Cañadas, presidenta de la Fundación Tanja, va en esta dirección. Rosa es una Emprendedora nacida en Tánger, cuya familia reside en Marruecos desde hace más de 80 años. Master en Técnicas y Mercados Financieros y licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la École Supérieure de Commerce de París. ESCP. Cuenta con un Certificado Entrepreneurship in Emerging Economies de HarvardX.

 

25/9/2021.Foto Javier Barbancho. Madrid Comunidad de Madrid. Rosa Cañadas presidenta de la fundación Tanja.

 

A finales de 2007, fundó la Fundación Tanja que se preocupa por las relaciones España/Marruecos, para cambiar las percepciones, destacar el papel de la mujer en las dos orillas, crear complicidades que favorezcan los intercambios comerciales, culturales y de conocimiento, sensibilizar y proyectar a África como fuente de oportunidad para empresas españolas y crear complicidad y lazos entre las dos partes.

 

 

Rosa Cañadas tiene muchos contactos en Marruecos, España y Europa. También cuenta con el apoyo de varias personalidades destacas en los campos de política, economía y diplomacia. “En su patronato, cuenta con figuras internacionales como Javier Solana, Josep Borrell, Shlomo Ben Ami, André Azoulay o Omar Azziman (actual consejero del Rey de Marruecos)”, escribe EL MUNDO en su presentación a Rosa para la entrevista que le concedió ayer domingo. La charla abordó casi todos los temas polémicos y de carácter hispano marroquí. Una gran conocedora de Marruecos y España.

 

 

Las últimas elecciones legislativas celebradas en Marruecos se caracterizaron por el desplome del partido islamista moderado Justicia y Desarrollo (PJD).

 

Los islamistas ganaron las elecciones legislativas en 2011 con 105 escaños. En 2016 conquistaron también las urnas con 125 escaños, pero, por su mala gestión y su división interna, cayeron en las elecciones del 8 de septiembre de 2021. Ahora, los islamistas han emprendido un cambio de piel a medias para una recuperación gradual. Para tal objetivo, el PJD dio las llaves del partido a su viejo líder Abdelillah Benkiran. Un populista popular que sabe contar chistes y bombardear políticamente.

 

«El PJD se consideraba el partido del pueblo, pero estos últimos años con la pandemia, se han dado cuenta de que no estaban a la altura y sus promesas no se han cumplido. Ha sido un castigo porque han perdido las ciudades bandera”, asegura Rosa Cañadas.

En un nuevo orden mundial y con el deseo de inaugurar una nueva etapa inédita con España, el partido RNI, que preside el gobierno, podrá ayudar a facilitar la consolidación de la nueva etapa.

 

“Son tecnócratas, gente muy preparada que le puede dar más apertura al país, porque el PJD tampoco tenía una relación internacional importante y estos le pueden dar más proyección. La mujer de Aziz Akhanuch [el nuevo primer ministro] es una empresaria feminista, combativa, y esto también puede ayudar. Las alcaldesas de Casablanca y Rabat son mujeres por primera vez. Esto es un paso que ya se está vislumbrando de que puede haber cambios”, aclara Rosa Cañadas.

 

 

Rosa Cañadas llama a lanzar una relación bilateral de iguales y sentarse a arreglar los asuntos pendientes. También en eso podrá contribuir el RNI y el nuevo cambio gubernamental en Marruecos.

 

“No veo mal este cambio, creo que el diálogo puede ser más fácil por afinidad, por cultura, con los países europeos y con España. Es el momento para empezar de cero en las relaciones España y Marruecos, aprovechémoslo para hablar de los temas que están sobre la mesa y nunca se han solucionado, para hablar de tú a tú, de un ‘win-win’, empecemos a hablar al mismo nivel y avanzar hacia algo que nos interesa a todos”, concluye.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.