La revolución agrícola marroquí y la UE mandan a callar al Polisario y los lobbies agrícolas españoles

0

 

Rue20 Español/FEZ

Ismail El Khouaja

La revolución que ha iniciado el nuevo jefe del Ejecutivo, Aziz Akhannouch, bajo los auspicios del rey Mohammed VI, desde 2007 cuando tomó la cartera de Agricultura, ha llevado al país norteafricano de un país dependiente de la lluvia, y a veces con la posibilidad de pasar sequías, a un país exportador de toda una gama de productos que hoy en día están penetrando los mercados mundiales.

Ante el desarrollo destacado, sobre todo, en los países que antes fueron colonias como es el caso de Marruecos, salen personas u organizaciones que quieren pescar en río revuelto.

Los pescadores de los que estamos hablando son los lobbies del sector agrícola español, así como algunos políticos (de derecha) que no cesan de etiquetar al producto marroquí como si fuera el propio Covid-19.

Para éstos, el tomate, aguacate, aceitunas, etc. ‘made in Morocco’ son insanos y peligrosos para la salud de los europeos.

Toda esta falsa campaña se ha iniciado por el mero hecho de que el producto ‘made in Morocco’ es bueno, de alta calidad y con buen precio.

La revolución agrícola que conoce el Reino no gusta a los lobbies del sector agrícola español porque con ella Marruecos ha robado el puesto a España, que antes se consideraba la huerta de Europa.

La cosa se empeoró tanto cuando el rey Mohammed VI, así como Aziz Akhannouch dieron la marcha de varios megaproyectos en el Sáhara marroquí.

Esta es alguna de las razones por las cuales España osbtaculiza el reconocimiento de Sáhara  marroquí.

España sabe que la integridad territorial de Marruecos le dará al país magrebí muchas oportunidades para convertirse en la China africana.

El Sáhara marroquí, tal como anuncio el embajador permanente de Marruecos en la ONU, Omar Hilal, este mes, es un tema cerrado. Ya no se negocia bajo ningún supuesto la marroquinidad del Sáhara, sobre todo, tras el reconocimiento de la primera potencia del mundo, EEUU, así como la publicación del mapa marroquí completo por varios países democráticos como Gran Bretaña.

Otro dato más reciente son las elecciones generales que ha celebrado Marruecos este mes. España tiene que tomar en consideración el 66% de los saharauís que acudieron a las urnas para elegir sus propios representantes en las comunas. Es un dato democrático que habla por sí solo.

En junio, la ONG Mundubat y la organización agraria Coag presentaron un informe que carece de toda lógica sobre la producción de tomate en la región de la ciudad marroquí Dakhla.

En el informe se denuncia la decisión del rey Mohammed VI y el ministro de Agricultura de crear un “megalópolis del tomate” en su propio territorio.

La paradoja de Mundubat le lleva a calificar Marrueocs como país colonialista que desde 1975 lleva ocupando el Sáhara marroquí, mientras evita tachar a España como país ocupante de las dos ciudades marroquíes Ceuta y Melilla, así como de otras islas. Basta tener ojos, a veces gafas, para saber la verdad y pensarlo dos veces antes de emitir tal juicio.

Marruecos, en nombre de la Confederación Marroquí de Agricultura y Desarrollo Rural (COMADER), sale a para defenderse ante estas falsas acusaciones de los lobbies del sector agrícola español.

Sin embargo, hoy la respuesta ha venido de la misma Unión Europea que ha descartado investigar los proyectos del rey Mohamed VI y el ministro de Agricultura tras la declaración del europarlamentario de Ciudadanos (Cs), Jordi Cañas,según informa Diariodealmeria.

“La naturaleza del informe a que se refiere Su Señoría no puede dar lugar a una inspección de la UE”, sentencia el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

“Marruecos es uno de los nueve terceros países en los que el organismo de control ha ofrecido garantías satisfactorias en cuanto a personal, equipo e instalaciones necesarios para realizar controles con arreglo a los métodos equivalentes de los Estados miembros”, agrega.

Un duro golpe a los sin fin de organizaciones (Coexphal, ASAJA, Mundubat, etc.) que llevan meses, sobre todo tras la crisis bilateral entre los dos países desatada en abril a raíz de la entrada secreta y con identidad falsa de un presunto genocida sin previo aviso de Marruecos tal como estipula la cooperación en materia de seguridad.

Cabe destacar que la estrategia agrícola marroquí Generation Green, lanzada en 2020, «que fue saludada por la Comisión Europea en su nueva estrategia para la zona sur, especialmente por su contribución a la sostenibilidad del sector agroalimentario, que sigue siendo una prioridad compartida por todos», según dijo este mes el presidente de la COMADER, Mohamed Alamouri.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.