21 C
Rabat
martes, julio 16, 2024

Los islamistas marroquíes en su laberinto

 

Rue20 Español /FEZ

Ismail El Khouaja

- Anuncio -

Tras diez días de las elecciones generales celebradas el 8 de septiembre en Marruecos, en plena pandemia y bajo la supervisión de observadores nacionales e internacionales, los islamistas (PJD) celebraron ayer sábado el Consejo Nacional para evaluar cómo han pasado de 125 escaños (en las elecciones anteriores) a apenas 13 del total de 395 escaños parlamentarios.

Los islamistas no han aceptado el voto punitivo de la totalidad del pueblo marroquí, tirando por la ventana todos los discursos tanto nacionales como internacionales en cuanto al proceso democrático que han conocido las tres elecciones legislativas, comunales y regionales.

En cambio, los islamistas declararon que las elecciones pasaron en un contexto que nada tiene que ver con la democracia, calificando el proceso como un «retroceso democrático», en un comunicado publicado en el sitio oficial del partido.

Los resultados finales, según el partido, «no reflejan la realidad del mapa político, la libre voluntad de los votantes, y supone un revés en el proceso de nuestra experiencia democrática».

En el Consejo Nacional, los islamistas denunciaron la reforma electoral, pero han olvidado que sin esta reforma habría ganado apenas 7 o 6 escaños.

- Anuncio -

Los islamistas denunciaron el uso del dinero y han olvidado el uso de la «cesta de la vergüenza» (llena de harina, azúcar, té, etc.) y el uso de la religión para captar electorado.

Los diez años del los dos Gobiernos liderados por PJD, le ha dejado pensar que es un partido salvador del país y que la democracia no tiene cabida fuera de su entorno.

Los islamistas mientras no hacen una autocritica y un análisis pormenorizado de los resultados que obtuvo en 2011 y en 2016, van a ser ciegos de su hipocresía.

En las elecciones anteriores los islamistas se beneficiaron de la circunstancia política por la que atravesaba el país que buscaba nuevos aires. Los islamistas declararon entonces que van a acabar con la corrupción, pero nada se ha cambiado, incluso se ha peorado.

Luego los islamistas se beneficiaron del voto punitivo hacia algunos partidos, el mismo voto punitivo que ahora le ha dejado con 13 escaños.

Además, no cabe olvidar que el partido disponía de una masa electoral interna que le favorecía ante la desesperación de una mayoría de los ciudadanos que abstienen a votar.

No cabe olvidar también que el porcentaje de participación de las elecciones anteriores no superó los 45%, en comparación con el 50,35 % de este año en plena pandemia.

El PJD terminó convocando la celebración en octubre de un congreso extraordinario para elegir una nueva cúpula tras la dimisión del secretario general del partido, Saadedín Otmani, y el Comité Ejecutivo.

- Anuncio -

En este congreso corren rumores de que el partido podría resucitar a su ex líder, Abdelilah Benkiran, para volver a captar electorado.

Cabe recordar que el partido liberal Reagrupación Nacional de Independientes (RNI), liderado por Aziz Akhannouch, fue quien arrasó en las elecciones del 8 septiembre con 102 escaños, seguido del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) y el histórico Partido Istiqlal (PI).

Los tres partidos que han encabezado los resultados finales de las elecciones generales, RNI, PAM y PI, son los que formarán el nuevo gobierno, tras celebrar los Consejos Nacionales de ambos partidos que decretaron la participación en el gobierno.

Los islamistas del PJD tienen reorganizar sus estructuras, así como cambiar el discurso victimista y aceptar que fueron castigados por los marroquíes hartos de su mala gestión durante la década saliente.

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO