24 C
Rabat
domingo, julio 14, 2024

Elecciones en Marruecos. El RNI se presenta como alternativa a los islamistas

Rue20 en español/ Rabat

Jamal Bourfissi

En menos de dos meses se celebrarán las elecciones en Marruecos. Las elecciones comunales y legislativas son el episodio más destacado del ciclo electoral que conocerá Marruecos este verano.

- Anuncio -

La importancia de estas elecciones es que conducirán a la renovación de diversas instituciones. En primer lugar, viene la renovación de la Cámara de Representantes (baja) y Cámara de Consejeros (alta), además de las cámaras profesionales (de agricultura, comercio, industria, artesanía, servicios y pesca).

La votación está prevista para el 8 de septiembre. El objetivo es la elección de los miembros de la Cámara de Representantes y los municipios, mientras que el 5 de octubre se fijó para la elección de los miembros de la Cámara de Concejales.

Es la primera vez que las legislativas tendrán lugar el miércoles (que coincidirá con el 8 de septiembre) en lugar del viernes, el día en el que tradicionalmente se celebraban las elecciones, debido a la modificación que reclamaron algunos partidos políticos, que sugirieron que un día plenamente laborable podrá movilizar a más gente a ir a votar.

El plazo de la campaña electoral se establece para los quince días anteriores a la fecha de los comicios. Sin embargo, muchos partidos políticos, especialmente los grandes partidos, iniciaron sus campañas electorales de manera extraoficial durante mucho tiempo.

Hay partidos que han revelado sus programas electorales, como la Reagrupación Nacional de Independientes (RNI), que tiene grandes posibilidades para ganar el primer puesto en las próximas elecciones, lo que le permitirá encabezar el nuevo gobierno.

- Anuncio -

Las próximas elecciones son las terceras que se celebrarán en Marruecos después de la aprobación de la constitución de 2011. Se celebraron las elecciones legislativas en 2011 y 2016, ambas ganadas por el Partido Justicia y Desarrollo (Pjd).

Hay dudas de que el partido islamista gane un tercer mandato, ya que ha perdido gran parte de su brillo y se ha debilitado su capacidad para atraer a nuevos votantes, debido a las decisiones tomadas por el gobierno que lidera, decisiones que han desatado la ira de una gran parte de ciudadanos.

Entre estas decisiones gubernamentales inadecuadas, la eliminación de la subvención del las materias básica como el combustible, lo que provocó un aumento vertiginoso en los precios de los combustibles; la reforma del sistema de pensiones, por lo que la edad de jubilación se extendió a 63 años; y las contribuciones a los fondos de pensiones se elevaron para salvarlos de la bancarrota.

Estas decisiones no contaron con el apoyo de la clase media, cuyo poder adquisitivo fue dañado por esas decisiones.
Esto nos lleva a decir que gran parte de la clase media, que votó fuertemente a favor del Partido de Justicia y Desarrollo en las elecciones anteriores, especialmente en las ciudades, no votará por este partido en las próximas elecciones. Lo más probable es que haya un voto punitivo.

Además, diez años de gobierno islamista no mejoraron el nivel de vida de los ciudadanos ni condujeron a la reducción de las disparidades sociales ni a la erradicación de la pobreza y la vulnerabilidad.

Por todas estas razones, es difícil predecir que el Partido Justicia y Desarrollo gane un segundo mandato.

Las elecciones de este año tienen la particularidad de celebrarse en un contexto marcado por la crisis sanitaria de covid-19 y por la fuerte polarización entre todos los partidos políticos. Ante esto, el Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que encabeza la actual coalición electoral, aspira ganar tercer mandato, tras haber ganado las dos citas legislativas anteriores.

El pasado 6 de marzo, el Parlamento marroquí aprobó las leyes electorales por mayoría, pero el Partido Justicia y Desarrollo se opuso a algunas de las medidas incluidas en estas leyes, como por ejemplo el nuevo cociente electoral lo cual depende del conteo de los votos de los inscritos en las listas electorales y no del número de votantes.

- Anuncio -

El PJD consideró que la nueva normativa limitará su peso en el escenario electoral. La importancia de tomar como base de cálculo el número de censados y no de votantes se hace evidente si se toma en cuenta que en las últimas elecciones de octubre de 2016 hubo solamente 5,8 millones de votos válidos de un censo de 15,7 millones de electores.

Hay muchas expectativas con respecto a las próximas elecciones, donde se elevará la participación electoral hasta superar el umbral del 50 por ciento, consolidar la transparencia de las elecciones y lograr un nuevo gobierno de alternancia.

Existe la necesidad de un nuevo gobierno con altas competencias que pueda contribuir de manera efectiva a la implementación del Nuevo Modelo de Desarrollo y enfrentar los desafíos futuros para el período postCovid 19.

El ministro del Interior, Abdel Ouafi Laftit, afirmó ante la Comisión de Interior de la Cámara de diputados durante la discusión de los proyectos de ley electoral que los desafíos que se presentan en estas elecciones son potenciar la implicación de los ciudadanos en el proceso electoral.

El ministro llamó a la necesidad de esfuerzos concertados para que el proceso electoral del presente año transcurra en las mejores condiciones, y señaló que el ministerio se compromete a hacer todo lo posible para que este proceso se caracterizara por la completa y positiva neutralidad estatal.

Cerca de 34 partidos políticos participarán en las próximas elecciones, pero las posibilidades de ganar se limitarán a formaciones políticas fuertes, como el Partido Justicia y Desarrollo (Pjd), la Reagrupación Nacional de Independientes (RNI), el Partido de Independencia, además del Partido Autenticidad y Modernidad.

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO