Murcia, nuevo feudo racista europeo contra los marroquíes 

Los marroquíes, víctimas del racismo voxista alimentado por los medios 

0

 

 

Rue20 ESPAÑOL/ MEQUINEZ

Mohamed Charbi

La Región de Murcia es una comunidad autónoma de España situada en el sureste de la península ibérica, en el litoral del mar Mediterráneo.

En Murcia viven casi 1.513.161 personas, o sea, es considerada la 10º Comunidad de España en cuanto a población se refiere.

En cuanto al número de los inmigrantes, la Región cuenta actualmente con 221.887 extranjeros.

Cabe señalar también que en la comunidad de Murcia hay 89.790 personas de nacionalidad marroquí, 37.396 mujeres y 52.394 hombres, según las estadísticas actuales.

Todo eso indica claramente que Murcia es un lugar de convivencia, paz y fraternidad,… cada año recibe a un número significativo de extranjeros que vienen a buscarse la vida.

Sin embargo, a los racistas no les gusta que las cosas anden pacíficamente en esta Región.

Lamentablemente, en los últimos años, Murcia – bastión del partido de extrema derecha Vox – se ha convertido en epicentro de racismo, odio, xenofobia y un largo etcétera de enfermedades mentales.

Los trágicos sucesos que han tenido lugar durante los últimos días en la comunidad de Murcia confirman lo dicho anteriormente.

Muchas personas han sido víctimas del racismo en esta comunidad española, entre ellas hay tres ciudadanos marroquíes: Momoun Koutaibi, Younes Bilal y otro ciudadano de 40 años.

Momoun Koutaibi es un joven migrante, de 22 años, fue golpeado el pasado 5 de junio con una barra de hierro en la cabeza por otro hombre de nacionalidad española.

Actualmente, Koutaibi permanece en coma tras sufrir una fractura en el cráneo como consecuencia del ataque.

Sin embargo, Younes Bilal (35 años) recibió tres disparos el pasado 13 de junio en el paseo marítimo de Mazarrón de Murcia.

En cuanto a la tercera víctima del racismo, es un hombre marroquí de 40 años. Había sido apuñalado por una persona de nacionalidad española en la localidad murciana de Cartagena el martes 22 de junio.

El aumento de las agresiones racistas contra las personas migrantes que se está produciendo en los últimos días en distintos puntos de Murcia se debe a los discursos de odio generados por los partidos políticos extremistas, Vox en primer lugar, y algunos medios de comunicación.

Estos discursos de incitación a la violencia están dejando a las personas migrantes en una posición de mayor vulnerabilidad al convertirse en el objeto de odio de aquellas personas racistas.

Lo que está pasando en Murcia tampoco les gusta a los murcianos españoles que aman la convivencia.

«Los murcianos y murcianas sentimos orgullo de ser amables, personas acogedoras y diversas, tolerantes y abiertas, y no aceptamos este tipo de asesinatos y agresiones ocurridos recientemente en varios puntos de la Región, basados en el odio, el racismo y la xenofobia», según subrayó La plataforma Stop Racismo.

Realmente, esta oleada de ataques racistas, xenófobos e islamófobos está dañando y distorsionando la imagen de España ante el espejo del mundo.

Tampoco es útil para las relaciones bilaterales hispano-marroquíes que están pasando actualmente por etapas muy complicadas.

El aumento de las agresiones racistas hacia los marroquíes afincados en España puede traer malas consecuencias a corto y mediano plazo.

Va a ser un palo más en la rueda de los vínculos entre Madrid y Rabat.

Además de querer romper las relaciones diplomáticas entre los dos países vecinos, los partidos extremistas españoles –que no cesan de instrumentalizar el discurso del odio- intentan dar por rota también la relación humana entre los dos puebles, o mejor dicho, los dos hermanos.

Por ende, hay que castigar con mano dura a quienes generan esos discursos del odio, racismo, xenofobia, etc.

También hay que exigir a los políticos y medios de comunicación que cesen en el uso de argumentos de odio hacia la migración.

Es necesario y urgente combatir estas actitudes racistas para poder prevenir futuras violencias en Murcia o en otras partes.

En definitiva, hay que pararles los pies a los extremistas para que sigan existiendo la paz, la convivencia, el amor, la hermandad, y todo lo que es bueno, entre el pueblo marroquí y el español.

¡Basta de racismo!, piden los amantes de la convivencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.