España busca construir una relación del siglo XXI con Marruecos

La única herramienta existente para poner fin a la crisis diplomática entre ambos países es que haya un cambio positivo de la postura de España en torno al Sáhara marroquí

0

 

Rue20 Español / Mequínez 

 

El ministro español de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, sigue emitiendo señales positivas y optimistas respecto a las relaciones entre Marruecos y España.

 

Sin embargo, son señales y gestos sin ningún efecto ya que no están acompañados de la práctica. Hay que ponerlas en práctica para que surtan efecto. A día de hoy, no han dado ningún resultado, la crisis sigue abierta. 

 

Durante una rueda de prensa con su homólogo paquistaní, Shah Mehmud Qureshi, al ser presentado por el hecho de que Marruecos ya se ha reconciliado con Alemania, pero aún no lo ha hecho con España, José Manuel Albares ha asegurado que «hay fluidez en los contactos» que mantiene con el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Bourita, y a ambos les mueve «el espíritu de avanzar en construir una cooperación que es densa, que es rica y que abarca muchos aspectos», informó «Europa Press». 

 

Albares dijo también en referencia a las relaciones entre Rabat y Madrid: «Estamos construyendo una relación del siglo XXI».

 

Además, el ministro español ha destacado la buena colaboración que está prestando Marruecos frente a la inmigración irregular para «evitar saltos y entradas a Ceuta y Melilla». Sin embargo, «no me conformo con eso, tenemos que ir a más», ha dicho.

 

Por otro lado, el jefe de la diplomacia española ha indicado que España ha puesto a disposición del nuevo enviado especial de la ONU para el Sáhara, Staffan de Mistura, un avión de las Fuerzas Armadas españolas, ya que esta semana de Mistura iniciará su primera gira por la región para entablar contactos con las partes, según el ministro español. 

 

Pero todos estos gestos no son suficientes para poder iniciar una nueva etapa inédita en sus relaciones bilaterales con Marruecos, ya que la única herramienta existente para poner fin a la crisis diplomática entre ambos países es que haya un cambio positivo de la postura de España en torno al Sáhara marroquí. 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.