¿Guerra híbrida española contra Marruecos? Cervantes acoge a la separatista Sultana

Después de acoger a Gali en el hospital de Zaragoza, España quiere acoger a Sultana en el Cervantes de Madrid. El acto de la entrega del premio a Sultana se celebrará el día 10 del próximo diciembre, es decir, el mismo día del anunció del reconocimiento de la marroquinidad del Sáhara por los EEUU.

0

 

Rue20 Español/ Rabat

 

Slimani Toufiq 

 

Después de las señales positivas lanzadas para inaugurar una nueva etapa diplomática inédita entre Marruecos y España, aparecen otra vez las señales negativas. Las relaciones bilaterales van de mal a peor. Hay cosas pequeñas que reflejan el gran ‘Estrecho’ entre ambos países.

 

La España de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y sus socios de Podemos, sigue mirando a Marruecos mediante las gafas de la izquierda radical. La España de Sánchez está manipulada por los círculos socialistas y comunistas muy cercanos al Polisario.

 

También, ante la crisis energética que se visualiza en Europa, tras el cierre del Gasoducto Magreb-Europa y las amenazas rusas, España está dispuesta a hacer todo para no perder a Argelia. España no tiene la sartén por el mango por la presión de los generales argelinos. El gaz influye muchísimo en la decisión española.

 

Pero, lo más grave es la guerra amplia desatada por España contra Marruecos desde diciembre de 2020. En los últimos 11 meses hubo muchos decisiones y gestos hostiles de España hacia Marruecos, liderados por la entrada clandestina y bajo identidad falsa del presunto líder del Polisario, Brahim Gali, a España el pasado 18 de abril.

 

Si la acogida de Gali desestabilizó las relaciones diplomáticas hispano-marroquíes, la decisión de acoger a la separatista Sultana Sid Brahim Jaya, en el Instituto Cervantes de Madrid, una institución oficial, el próximo 10 de diciembre, podría dinamitar la confianza tocada entre Rabat y Madrid. En el caso de que el Gobierno español acepte la propuesta venenosa de la Asociación
Pro Derechos Humanos de España (APDHE), Marruecos tomará cartas en el asunto.

 

Contra toda lógica, la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) decidió otorgarle a Jaya el premio internacional de derecho humano. Este premio politizado se podría entender si hablamos de una asociación muy dominada por los izquierdistas y los comunistas, pero la decisión de celebrarlo en el Cervantes de Madrid, deja mucho que decir.

 

«hacemos público el resultado de la deliberación de los PREMIOS DERECHOS HUMANOS 2021. En primer lugar, la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) quiere felicitar a todas las personas y organizaciones que han participado en esta nueva edición de los Premios Derechos Humanos 2021. Todos ellos son grandes merecedores de estos galardones por su compromiso, entrega y dedicación en la defensa y promoción de los Derechos Humanos, lo que ha supuesto una gran responsabilidad para el Jurado de los Premios la selección de los ganadores», dijo ayer un comunicado de APDHE.

 

No se sabe si es por casualidad o intencionado que el acto de la entrega de los premios se celebre el día 10 de diciembre, es decir, el mismo día en que EEUU anunció la decisión histórica de reconocer la marroquinidad del Sáhara. También es el mismo día (10 de diciembre 2020) en que fue aplazada la Reunión de Alto Nivel prevista entre los dos Reinos para el 17 de diciembre de 2020. Una reunión sin fecha hasta el momento.

 

«Se trata de una deriva que es lo típico de la guerra híbrida mediática llevada por el gobierno de España instrumentalizando los derechos humanos para sacar réditos políticos en su crisis con Marruecos, creo que nunca ha llegado un gobierno español a este nivel de Implicar el instituto Cervantes en maniobras politicas, así estamos ante una institución cultural que sobrepasó su mission cultural a una de carácter politizado lo que pone en duda su imagen o mejor dicho presencia en Marruecos», afirma a Rue20 Español  Una fuente conocedora de las relaciones hispano-marroquíes.

 

«A mi parecer es una mala publicidad para el Cervantes donde miles de marroquíes pagan clases», concluye la misma fuente.

 

 

Pedro Ignacio Altamirano, portavoz del Grupo Internacional de Apoyo a la Paz y la Reunificación Saharaui, dijo que en un artículo publicado porRue20 Español que Sultana Sid Brahim Jaya es «una vergüenza para el feminismo internacional, y para la dignidad de la mujer saharaui. Una actriz dramática de tercera, mal maquillada que lo mismo aparece con un inhalador pediátrico, (no cuida ni los detalles). Otras veces con un ojo morado tinte del mercadillo más barato, que dicen que la han violado (debe ser la mujer más violada del mundo), pero eso sí, se va a votar, como una marroquí más en las ultimas elecciones legislativas, a la lista donde iba de candidato su primo».

 

Altamirano cree que «las mujeres violadas, maltratadas, secuestradas del mundo no se merecen un personaje como Sultana. Con cada mentira esta faltando al honor, a la verdad y a la dignidad de las mujeres. Debería preocuparse más por las mujeres secuestradas en Tinfud, que son violadas y llevadas a las cárceles de mujeres. Repito, una vergüenza para la humanidad y la dignidad de las mujeres».

 

 

Todo esto, nos hace pensar que España está haciendo una guerra híbrida contra Marruecos. Una guerra muy amplia. En pocos días, hay una compañía informativa contra Rabat.

 

En las últimas horas, se habla de que el Gobierno español » entregó la semana pasada una nota de protesta al responsable de la Embajada de Marruecos en España por la instalación de una piscifactoría junto a las islas Chafarinas».

 

Marruecos anunció el pasado marzo la concesión de la licencia de instalación de la piscifactoría a la empresa marroquí Mediterranean Aquafarm S.A. Durante el verano empezaron a instalarse las jaulas, una especie de almadrabas donde quedan atrapados los peces, según El País.

 

«Tras consultas con los ministerios de Defensa, Medioambiente, Agricultura y Transportes españoles, bajo la coordinación de Exteriores, el Gobierno ha decidido actuar en un doble frente: presentando la protesta a Marruecos y abriendo expediente a la empresa. No hacerlo habría supuesto asumir como hecho consumado que las Chafarinas no tienen aguas territoriales», aseguró la misma fuente.

 

Otra campaña de propaganda contra Marruecos ha sido lanzado desde las Islas Canarias. Algunos piden que se investiguen las prospecciones autorizadas por Rabat en las aguas del Sáhara marroquí. La decisión de Marruecos no afecta a Canarias, según el mismo Gobierno español. Pero en España siempre hay quienes quieren usar a Marruecos para objetivos políticos internos.

 

La politización del Cervantes es un acto amoral y peligroso. Usar el Cervantes contra Marruecos, un país que alberga el gran número de los Cervantes en Africa es una acto hostil contra la misma lengua española.

 

Cervantes, como el Quijote, debe ser un patrimonio de todos sin excepción. La cultura y educación deben ser manejados para la reconciliación, no para la provocación. LA Moncloa va de error en error.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.