Altamirano: El Polisario vuelve a amenazar a los españoles

0

 

Rue20 Español/ Málaga

 

Pedro I. Altamirano

 

El movimiento armado y terrorista del Frente Polisario, verdadera marioneta del régimen totalitario argelino en plena descomposición ya atacó, secuestró y asesinó a trabajadores españoles en la década de los años 70 y 80. En aquella ocasión, el entonces presidente del Gobierno español, Felipe González, que había visitado de forma indecente los campos de Tinduf, conoció el verdadero carácter terrorista del Polisario, y ordenó el cierre de todas las delegaciones del Polisario.

 

Décadas después, y ante el continuo incremento de la presión internacional que exige al Polisario un acuerdo entorno a la solución autonómica, el aumento de países que reconocen la soberanía del Reino de Marruecos sobre las provincias del sur de El Aaiún y Dakhla, en las que no paran de incrementarse tanto la instalación de consulados, y las inversiones económicas internacionales, el Frente Polisario se ve obligado a llamar la atención, del modo que sea, para intentar desviar la atención de una realidad que ya es difícil de tapar.

 

Comenzó con la ruptura unilateral del alto el fuego de 1991, provocando el incidente del paso fronterizo de Guerguerat, para justificar un rosario de supuestos ataques contra las Fuerzas Armadas Reales (FAR) marroquíes, que nunca pudieron demostrar. Provocaron, con la ingenua, o no, colaboración del actual gobierno español pro-argelino de Pedro Sánchez, la mayor crisis hispano-marroquí que se recuerda desde perejil con el llamado caso Ghali, aún sin resolver.

 

Como por sí solo el Polisario no vale para nada, entra en acción la verdadera jefatura del Polisario desde Argel, con la ruptura de relaciones con Marruecos, el cierre del espacio aéreo y creando un verdadero conflicto económico internacional con el Gas. Con todo ello no logra virar el curso de los acontecimientos, mientras crece el apoyo internacional a las tesis soberanas marroquíes.

 

Cuando todas las acciones del Polisario terminan estrellándose contra el muro de la realidad, sacan de la jaula del circo a la cómica de los intermedios la magistral Susana Khaya, que lo mismo vale para un roto que para un descosido, cuando no dice que le han pegado, es que le afecta el asma, si no, que la han violado otra vez más y van… una verdadera payasada que ya lo que produce es la sonrisa y el sonrojo internacional. Los últimos fracasos internacionales del Polisario, lo recibe donde más duele, del propio Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en dos demoledoras resoluciones, la 843/2021 y la 2602/2021 que dejan al descubierto todas las mentiras históricas de la banda pro-argelina.

 

Como resultado de todo ello, el Frente Polisario se quita de forma ya descarada la máscara de victima y reluce el verdadero rostro violento y terrorista: la amenaza. Amenazas a los pocos y pequeños sufridos autónomos españoles que se buscan la vida en el Sahara marroquí. No se atreven con las grandes internacionales de USA, de Países del Golfo, o Israel, no, que estos países responden cuando se les toca sus interese económicos y hacen pupa. Lo hace desde la seguridad que el actual gobierno de España y la prensa española a su servicio, ni protestará, ni tomará medidas contra la banda, para vergüenza internacional.

 

Las inversiones internacionales están llegando en masa a las provincias del sur. Las grandes inversiones en infraestructuras como autovías, el nuevo puerto y la ampliación de aeropuerto de Dakhla, y el aumento de la apertura de representaciones consulares y económicas de países, son una realidad que está acabando con las mentiras del Polisario. Ni con amenazas, ni supuestos ataques, ni sacando payasas a pasear por la pista del circo que tienen montado, son ya capaces de convencer y engañas a nadie, más allá de los cuatro españoles que se llenan los bolsillos, en asociaciones pro-terroristas que debieran estar detenidos y las instalaciones cerradas. El fin del Polisario está al llegar.

 

Politólogo español

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.