Una ministra española vuela hoy a Argelia por el Gas y Marruecos tiene alternativas

Argelia espera una disminución de los beneficios por venta de petróleo y gas

0

 

Rue20 Español/ Casablanca

 

A poco de cuatro días del cierre del gasoducto Magreb-Europa [que pasa por Marruecos] por el rechazo del régimen militar argelino a renovar el contrato,  España trata de llegar a un acuerdo, con los militares, que podría llevar a renovar el contrato o garantizar, por lo menos, la llegada de las mismas cantidades de gas que llegan hoy a la Península Ibérica.

 

El cierre del gasoducto Magreb-Europa, cuyo contrato terminará el domingo próximo, no beneficia a nadie: ni a Argelia, ni a Marruecos, ni a España. Así España podría hacer de mediador para convencer a los militares de la necesidad de renovar el contrato.

 

El régimen militar argelino anunció en agosto pasado la ruptura de las relaciones diplomáticas con Marruecos en una decisión unilateral e incomprensible. Después, anunció la no renovación del contrato del Gasoducto Magreb-Europa que pasa por Marruecos.

 

Teresa Ribera

 

Los argelino quieren presionar a Marruecos o asfixiarle, pero Marruecos tiene tantas alternativas al gas argelino. España puede ser una de estas alternativas. Si no renovarán el gasoducto, el mismo ‘gasoducto’ se podrá utilizar a la inversa. Es decir, podrá hacer llegar el gas desde España y Europa a Marruecos en sentido contrario.

 

Todo eso llevará mañana miércoles a la presidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, a Argel para abordar con los militares el futuro del gasoducto Magreb-Europa y las alternativas si se decide no renovar el contrato. Uno viaje que no aparece en la agenda oficial hoy de la ministra, pero confirmado por fuentes diplomáticas a El País.

 

El régimen militar piensa canalizar «todo el gas que exporta hacia Europa a través del otro gasoducto, el Medgaz, inaugurado en 2011 y que une directamente los yacimientos argelinos de Hassi R’mel con la ciudad de Almería», dice el diario El País. Pero «el problema para España radica ahora en asegurarse que va a seguir llegando a la península la misma cantidad de gas que transportaba el GME a través de Marruecos, que supone un tercio de la electricidad que consume el país», explica la misma fuente.

 

«La paralización del gasoducto Magreb-Europa puede ocasionar perjuicios no solo a Marruecos, sino también a España. Rabat obtiene, entre 50 y 200 millones de euros al año como “derechos de paso”, una cifra que está en función de la cantidad que transporte, agregó El País.

 

La decisión argelina del cierre del gasoducto que pasa por Marruecos va a producir una caída de los ingresos en Argelia en los próximos meses, aunque el Ejecutivo sigue negándolo.

 

Fuentes próximas al Gobierno argelino explicaron a Efe que «en este cálculo está ya incluido el cierre del oleoducto que surte a Europa a través de Marruecos y España (GME), cuyo contrato expira el 31 de octubre y que Argelia indicó que no iba a renovar tras romper sus relaciones diplomáticas con Rabat el pasado agosto». Así el cierre del gasoducto dañará más a la economía argelina que a la marroquí o la española.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.