Zapatero a tus zapatos, señores del partido Justicia y desarrollo. Iros a casa.

la religión es incompatible con la política y no debe invadir el espacio público, ni formatear las masas y limitarse a la esfera privada

0

 

Rue20 Español/ FEZ

Mustafa Akalay Nasser

 

A Joumana Haddad y Zeineb Fassiki,
dos mujeres coraje,
dos pasionarias que no tienen
pelos en la lengua
ni Hshouma (vergüenza en árabe).

 

El cambio político nos ha ilusionado a todos, es una etapa nueva que se abre en pos de un nuevo modelo económico y desarrollo humano de Marruecos. Un nuevo modelo económico, diseñado por una comisión de expertos que tiene una vigencia de 15 años (NMD Marruecos 2035).

Una era nueva de reformas se vislumbra, y hay visos y buenas intenciones de cambio a primera vista, como la elección de alcaldesas de las tres principales ciudades: Rabat, Casablanca, Marraquech.

Tres mujeres súper preparadas y con formación universitaria superior. Qué viva la paridad y vuelva el matriarcado. Hay que ir despidiéndose del patriarcado rancio, mal que pese a los machistas con bigote que pululan en nuestras sociedades: “No es recomendable ser árabe en nuestros días. Da igual como se mire: desde el Golfo pérsico al océano Indico, el pensamiento es sombrío. Sin embargo, hubo un tiempo en que las palabras árabe, modernidad y universalismo no eran incompatibles”. (Samir Kassir: De la desgracia de ser árabe. Almuzara 2014).

Otro signo de cambio es el compromiso del nuevo ejecutivo en apoyar la cuestión amazigh hacia su normalización y que según el presidente de la Asamblea Mundial Amazigh (Bereber) Rachid Raha ,el futuro primer ministro y ganador des estos últimos comicios, Aziz Akhanouch, se comprometió con el movimiento amazigh de asignar una partida muy importante de mil millones de dírhams al año con el objetivo de promover y avivar la lengua y cultura amazigh; Y que anteriormente el gobierno del populista Benkirane en nombre de un panarabismo excluyente y trasnochado se había opuesto a reconocer este hecho lingüístico y cultural amazigh, seña de identidad de la población autóctona marroquí que en su mayoría es bereber.

Las urnas han hablado y los electores han optado por un gobierno no confesional, defraudados por la caótica gestión de las ciudades por el partido conservador de derechas de corte islamista justicia y desarrollo, y la ineptitud demostrada por sus dos líderes Benkirane y Othmani durante 10 años al mando del gobierno estatal, al implementar estos dos una política económica neoliberal salvaje a base de privatizaciones de sectores estratégicos, favoreciendo las clases pudientes y castigando las clases más necesitadas al liquidar de un plumazo la caja de compensación-(que ningún gobierno anterior se atrevió a acometer)(- cuya misión era fijar los precios de productos de primera necesidad a base de subvenciones estatales), de rescindir la contratación pública de educación primaria y secundaria, al no sacar oposiciones públicas e instaurar contratos privados revocables, contratos de prestación de servicios y no de funcionario público abriendo la puerta libre a despidos de estos contratados precarios.

En el plano cultural persiguieron cercenar la cultura, llegando Benkirane a satanizar la poesía, porque la poesía incita a la reflexión y, a la larga, ayuda a cambiar conciencias, es un arma cargada de futuro ya lo dijo Gabriel Celaya. Y lo que quiere el líder del partido justicia y desarrollo es una sociedad cual rebaño borreguil.

Su ministro de educación ha ido muy lejos, aquí está la hemeroteca, al declarar que las ciencias humanas y sociales fabrican parados, son inútiles y no sirven, se ve que Daoudi no ha leído a Nuccio Ordine, “La utilidad de lo inútil”, manifiesto que repasa las opiniones de filósofos y escritores sobre la importancia de seguir tutelando en escuelas y universidades ese afán de saber y de indagar sin objetivo inmediato práctico en el que tradicionalmente se ha basado la dignitas hominis.

Tampoco se ha empapado del pensamiento sufí de Mohyidin Ibn el Arabi Al Mursi “El Murciano ni de su oda: “Mi religión es el amor”.

“Hubo un tiempo,
en el que rechazaba a mi prójimo
si su fe no era la mía.
Ahora mi corazón es capaz
de adoptar todas las formas:
es un prado para las gacelas
y un claustro para los monjes cristianos,
templo para los ídolos
y la Kaaba para los peregrinos,
es recipiente para las tablas de la Torá
y los versos del Corán.
Porque mi religión es el amor.
Da igual,
a dónde vaya la caravana del amor,
su camino es la senda de mi fe».

La cultura es patrimonio de las personas y no de partidos políticos ni de territorios. Los antropólogos definen la cultura como un conjunto de significaciones compartidas, que vivimos en sociedades pluriculturales es un dato de la realidad: Toda cultura es el resultado de una mescolanza según Claude Lévi-Strauss.Yo iría más lejos, la cultura es transgresora, no partidista y laica o no lo es.

El partido Justicia y Desarrollo ha hecho prueba, de una incapacidad e incompetencia propia de neófitos e iluminados en temas de gestión de la cosa pública, por la falta de prepación y formación de sus dirigentes al pretender estos, gobernar a base de letanías y rogativas las ciudades y los asuntos de estado.

Zapatero a tus zapatos, la religión es incompatible con la política y no debe invadir el espacio público, ni formatear las masas y limitarse a la esfera privada.

En estas elecciones dicho partido fue castigado duramente y abandonado por su propia base electoral decepcionada por su torpeza y su discurso ambiguo y de doble rasero cosechando así el peor resultado de su historia.

El nuevo gobierno tiene que personificar: La instauración de un estado social generalizando la cobertura social para que las personas más vulnerables puedan beneficiarse de una protección social y de subsidios que preserven su dignidad tal como está estipulado en la carta Magna de 2011.

Sin justicia social no hay democracia. Una mejora de la educación, de la sanidad, el derecho a un trabajo digno, que son derechos sociales fundamentales recogidos por la constitución de 2011, que necesitan un tratamiento de choque, ser legislados y cumplidos sin demora.

Hispanista y ensayista

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.