España. Mano dura contra los racistas tras los ataques continuos a marroquíes y musulmanes 

0

 

Rue20 en español / Mequínez

El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, ha dado sus instrucciones para que la Policía Nacional y la Guardia Civil extremen la atención en la investigación de aquellos sucesos en los que exista la más mínima sospecha de discriminación, odio, racismo, xenofobia,…

El documento del Interior ordena a las fuerzas de seguridad que investiguen “ineludiblemente” como delito de odio cualquier suceso en el que concurran uno o varios de los 15 “factores de polarización” recogidos en un protocolo de 2020, llevado a cabo por el departamento de Fernando Grande-Marlaska.

La instrucción recoge también que la Oficina Nacional de Lucha contra los Delitos de Odio (un organismo español dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad) podrá participar activamente en las pesquisas de estos delitos junto a la unidad policial que se encarga de la investigación.

En el documento del Interior se enumeran 15 de estos indicios que deben ayudar a los agentes a detectar posibles motivaciones racistas, xenófobas o de otra naturaleza discriminatoria.

El objetivo final es detener al autor y esclarecer la existencia de posibles instigadores o “autores intelectuales”.

El documento insta a que los agentes incluyan en sus atestados las “expresiones o comentarios” que los autores hayan pronunciado al cometer el delito y que apunten en el mismo sentido: “Se recomienda que sean recogidas con toda su literalidad en las declaraciones de la víctima o los testigos”.

El protocolo también incluye la “estética”, como uno de los “factores de polarización”, de los presuntos agresores, instando a los agentes a recoger en el atestado que presenten al juez detalles sobre la vestimenta o tatuajes del autor del delito que tengan algún tipo de simbología relacionada con el odio.

El Ministerio del Interior insiste también en la necesidad de reflejar la “propaganda, estandartes, banderas, pancartas de carácter extremista o radical que porte el autor de los hechos o que tenga en su domicilio”.

Los agentes deberán investigar la conducta del infractor “antes, durante y después” del delito de odio en redes sociales y foros de internet en busca de comentarios en los que muestren “sus prejuicios”, además de tener en cuenta el lugar y el momento en el que se produce el delito de odio, entre otros muchos protocolos.

Cabe destacar que el Ministerio del Interior español se ha visto obligado a tomar estas medidas, que tienden a frenar los sucesos violentos en España, tras la escalada de los delitos de odio revelada por las últimas estadísticas al respecto.

Nadie puede olvidar los últimos acontecimientos trágicos e inhumanos que tuvieron lugar en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, donde varias personas han sido víctimas de odio y racismo.

Entre las víctimas había tres ciudadanos de origen marroquí: Momoun Koutaibi, Younes Bilal y otro ciudadano de 40 años.

Además, las mezquitas de Murcia tampoco han podido salvarse de las agresiones racistas e islamófobas. Hace un mes, un grupo de racistas se atrevieron a pintar sobre la puerta de la mezquita de Cabezo de Torres, propiedad de la Comunidad Islámica Ibn Arabi, una cabeza de cerdo, además de varias pintadas ofensivas hacia la comunidad musulmana: “Stop invasión”, “No al islam”, y una bandera de España con la frase “La soberanía de España no se negocia”.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.