A la espera de la Zarzuela y Moncloa, solo la Embajada felicita a Marruecos por la fiesta del Trono

0

 

Rue20 en español /FEZ

Ismail El Khouaja

Con motivo de la celebración de la Fiesta del Trono, las embajadas de los países llenaron Tweeter con mensajes de felicidad al rey de Marruecos Mohamed VI.

Por su parte, los reyes y presidentes del mundo, en su mayoría, enviaron mensajes felicitando al rey por el 22 aniversario desde la toma del Trono alauita.

Sin embargo, en medio de este caluroso ambiente festivo, la vecina del norte se ha conformado con un gesto amistoso publicando un mensaje de felicitación en la cuenta oficial de la Embajada de España en Marruecos de Tweeter.

¿Por qué ni el rey Felipe VI ni la Moncloa no dirigieron un mensaje de felicitación al rey de Marruecos como es de costumbre?

Para responder a esta pregunta se tiene que tener presente el contexto por el que atraviesan las relaciones hispano-marroquíes.

La crisis desatada por el gobierno de Pedro Sánchez al darle entrada secreta y bajo una identidad falsa a un criminal de guerra acusado de genocidio y lesa humanidad, desembocó en la ruptura de las relaciones bilaterales entre ambos vecinos.

Sabiéndose de su garrafal error, Sánchez hizo una remodelación del gobierno, destituyendose a las principales cabezas que envenenaban las relaciones hispano-marroquíes, reemplazandolos con personalidades pro-marroquíes.

Sin embargo, esto no fue suficiente y Rabat no hizo ninguna declaración al respecto. Mantuvo un silencio infernal seguido de varios golpes económicos que España no esperaba. Este silencio sigue inquietando a la Moncloa que manifestó su aspiración a volver a la normalidad antes de la negociación del Acuerdo de Pesca.

La prensa española acecha todos los pasos del nuevo ministro de Exteriores, José Manuel Albares, para ver hasta dónde llega con sus declaraciones el día del intercambio de la cartera con la ex ministra Arancha González Laya, cuando calificó a Marruecos de «gran amigo».

Asimismo, esta prensa lleva semanas publicando noticias sobre una pronta resolución de la crisis, y que se está trabajando con «discreción» el tema.

Si esto fuera cierto, ¿por qué el rey Felipe VI ha optado por el silencio en un día tan especial para la monarquía alauí y el pueblo marroquí? ¿No hubiera sido una mejor oportunidad para solucionar esta crisis entre ambos países hermanos?

Parece que es pronto hablar de una resolución de esta crisis bilateral.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.