ANÁLISIS. Sánchez sólo sabe convertir palomas en halcones y Marruecos no le valen medias tintas

La ministra Laya ha demostrado ser una «amateur» por haber infravalorado a Marruecos

1

 

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

SLIMANI Toufiq  / EL KHOUAJA Ismail

La crisis actual entre Marruecos y España desatada por el gobierno español es muy diferente de las anteriores, sobre todo, la del islote de Perejil que estuvo a punto de estallar un enfrentamiento militar en julio de 2002.

La crisis actual resulta muy difícil de superar porque, por una parte, Marruecos sigue esperando una respuesta clara de España acerca del llamado Caso Gali, y por otra, España sigue transmitiendo mensajes ambiguos a Rabat y manteniendo una postura hostil respecto a la marroquinidad del Sáhara.

La fatla de mediaciones, la debilidad de la política exterior española y la decepción del gobierno marroquí con la estrategia gubernamental española acerca de los asuntos marroquíes, sobre todo, la cuestión del Sáhara marroquí, son factores principales que no facilitan la tarea de volver a la normalidad.

España tenía antes de 2013 garantizada la mediación de las dos casas reales en la solución de los grandes problemas, pero hoy esta mediación brilla por su ausencia por la marginalización de la monarquía española por parte del gobierno de Sánchez.

También España va perdiendo credibilidad a nivel nternacional por la política provocativa y comunista del Gobierno de Sánchez.

La mediación de los EE UU fue muy decisiva en la crisis de Perejil, pero ahora América no se comunica con Sánchez.

«En el Ministerio de Exteriores español no sólo hay palabras duras para la gestión de González Laya, ministra de Exteriores, sino también, en general, para todo el Ejecutivo con respecto a la crisis con Marruecos», afirma el editorial publicado por La Razón hoy.

Añade que «los funcionarios creen que la ministra Laya ha demostrado ser una «amateur» pero apuntan al Gobierno por haber infravalorado al vecino del Sur».

La mayoría de los españoles cree que el gobierno de Sánchez no supo gestionar la crisis actual con Marruecos, según una encuesta de El Mundo.

Sánchez y Laya no estaban a la altura de la élite diplomática que ha logrado durante muchísimos años mantener a salvo la armonía entre los dos pueblos a pesar de los conflictos pendientes.

Por eso «muchos creían que la «fiebre saharaui» era privativa del sector morado (Podemos) y han descubierto que picaba mucho más alto», dice la misma fuente.

No es un secreto que la actual embajadora marroquí en Madrid, Karima Benyaich, es muy cercana al Palacio Real marroquí y la élite española.

Su nombramiento no fue en vano, sino demuestra lo importante que es España para Marruecos. Pero Madrid lo sacrificó todo para no molestar a Argelia.

«Con su forma de actuar han convertido a una ‘paloma’ en un ‘halcón’», han señalado sobre el giro de la embajadora marroquí.

Por su parte, el director de ABC comenta hoy la actual crisis entre Marruecos y España provocada por la entrada fraudulenta a España de Brahim Gali, presunto líder del Polisario, acusado de terrorismo, genocidio y lesa humanidad. El director augura que la crisis con Marruecos “será el asunto de verano», en una clara mención sobre la envergadura de esta crisis sin precedentes desde la del islote de Perejil (Laila) en 2002. “Esto no se acaba en dos días”, precisa.

Considera que la única solución pronta para la resolución del conflicto será que Biden, a la hora de verse a Sánchez en lunes próximo, “decida sacar al presidente español del atolladero en el que anda atrapado”. De no ser así, “hay que empezar a preocuparse”, advierte el director.

Tras la implicación de la Unión Europa por España en esta crisis bilateral, Marruecos no está dispuesto a volver a la normalidad sin aclarar las raíces de la crisis y definir las líneas generales de la futura asociación entre ambos países.

“Marruecos no afloja” y esto es verdad porque la diplomacia marroquí ha cambiado su estrategia con España, “el Marruecos de hoy no es el Marruecos de ayer”, desde luego. El Marruecos de hoy “ha vetado esta semana los puertos españoles, ha llamado ‘ciudad ocupada’ a Ceuta y le ha dicho a la UE que no se meta en esto”, y está dispuesto a ir más lejos siempre y cuando se trate de la primera cuestión nacional del pueblo marroquí. A Marruecos ya no le valen medidas tintas.

Sin embargo, el director de ABC se ha pasado cuando ha dicho que “estamos ante un Estado totalitario, sin opinión pública”.

Marruecos no es un país totalitario, tampoco es un paraíso democrático, está claro, pero estamos ante un país que cada día desarrolla sus mecánicos para ser de los países desarrollados, y su papel en la región es “conocido y reconocido”, como afirmó ayer el titular de los Asuntos Exteriores Naser Burita.

El director dice que los marroquíes “ven a España con un gobierno débil y un presidente fatuo” y “le tienen tomada la medida a Sánchez”, en esto tiene razón porque el gobierno de Sánchez ha demostrado su ineficacia en lo que respecta a la política exterior liderada por la señora González Laya.

No recibir ni una llamada de la administración estadounidenses, así como el hacho de aplazar sine die la cumbre entre Marruecos y España son ya dos ejemplos que manifiestan el fracaso de este gobierno.

El gobierno español tuvo la oportunidad de corregir la situación actual con una visita de alto nivel a Marruecos o pedir una mediación objetiva, pero su apuesta por la europeización de la crisis ha agravado más la tensión actual.

«El gobierno de Sánchez no sabe cómo taponar esa peligrosa herida abierta puerilmente por España», esto dice hasta Elconfidencial.
La antidiplomacia de Sánchez perjudica más a España antes que a Marruecos. Sánchez sabe convertir palomas en halcones, pero nada de diplomacia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 comentario
  1. Observador dice

    Joder solo sabeis escribir mentiras y patrañas……