ANÁLISIS. Marruecos cosecha los frutos de su regreso a la Unión Africana

El Parlamento Africano anuncia su apoyo a Marruecos tras la resolución del Parlamento Europeo

0

 

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

Jamal BOURFISSI

El Parlamento Africano expresó una posición honorable en apoyo a Marruecos en la crisis actual provocada por el gobierno español, tras la acogida de España a un criminal de guerra, el llamado Brahim Gali.

Esta honorable posición del Parlamento Africano, que llegó inmediatamente después de que el Parlamento Europeo había adoptado la decisión sobre los menores marroquíes, confirmó la veracidad de la decisión tomada por Marruecos de volver al seno de la Unión Africana en 2017, después de más de tres décadas de ausencia.

De hecho, el regreso de Marruecos a la Unión Africana es una de las decisiones más importantes que ha tomado Marruecos en los últimos años, y es una decisión pragmática.

A la luz de las divisiones árabes y la “muerte clínica” de la Unión del Magreb Árabe, Marruecos no tuvo más remedio que volverse hacia África para defender sus intereses estratégicos, regionales y continentales y mejorar su posición política dentro del continente.

Marruecos, en su política exterior, y desde la época del difunto rey Hassan II, ha considerado a África como parte de su familia, a pesar de las reservas sobre el comportamiento y las posiciones de muchos líderes africanos con respecto a la cuestión del Sahara marroquí.

También existe un interés marroquí de que África ocupe el lugar que le corresponde en el mapa político mundial, ya que una de las prioridades de Marruecos era que África se estableciera en la escena internacional.

Este regreso ha comenzado a dar sus frutos hoy, ya que Marruecos ha sabido refutar y confrontar la tesis engañosa de los enemigos de su integridad territorial, y se ha comprometido firmemente en la defensa de las cuestiones cruciales del continente africano.

Ayer, el Parlamento Africano expresó su apoyo a Marruecos ante la decisión descarriada del Parlamento Europeo.

Marruecos ha sido respaldado por una organización de peso continental, más bien es considerada la institución africana más importante de todas.

Marruecos ha cosechado los frutos de su política africana basada en la cooperación Sur-Sur.

Además de obtener beneficios económicos, Marruecos ha logrado importantes logros a nivel diplomático, especialmente en lo que respecta a su integridad territorial.

Marruecos se ha ganado el apoyo de un número creciente de países africanos que retiraron o congelaron su reconocimiento del frente separatista Polisario y, lo que es más importante, Marruecos pudo lograr un avance importante en su política africana debido a la creciente apertura de varios países africanos a las representaciones diplomáticas en las dos ciudades de El-Aaiún y Dakhla.

Esto se debe al dinamismo de la política exterior marroquí y su continuo apoyo político, económico y humanitario a los pueblos y países de África.

Cuando Marruecos decidió abandonar la política de la «silla vacía” en su comportamiento político con África, era muy consciente de que esto constituiría un arma eficaz para enfrentar el eje hostil a la integridad territorial del Reino, representado en particular por Argelia y Sudáfrica.

Antes de regresar a la Unión Africana, Marruecos promovió la revitalización de las relaciones bilaterales.

Esta política ayudó a Marruecos para recuperar su posición en África, ya que estos movimientos se culminaron con la elección de Marruecos como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU como representante de África entre 2011 y 2013. La diplomacia marroquí también supo construir la relación con cuarenta países africanos que retiraron su reconocimiento al Frente Polisario, optando por la propuesta marroquí representada en el plan de autonomía en las provincias del sur.

Marruecos optó por la política de dirigirse al sur hacia África desde la llegada del rey Mohammed VI a la Corona, ya que la política exterior de Marruecos se basó en el fortalecimiento de la cooperación «sur-sur», debido en primer lugar a la parálisis de la » Unión del Magreb Árabe» y su incapacidad para proporcionar integración económica y solidaridad política necesarias.

El cambio de mentalidad de los sistemas políticos africanos y el desarrollo que están logrando las economías de los países del continente, también han contribuido al acercamiento con Marruecos, especialmente después de que muchos países retiraron su reconocimiento al frente separatista Polisario.

Ahora, el Parlamento africano ha dejado muy claro en su apoyo a Marruecos, ya que envió un mensaje a su homólogo Europeo, de que Marruecos no está solo en la crisis provocada por el gobierno español.

La posición del Parlamento Africano esta firme, cuando afirma que su homólogo europeo ha violado el acuerdo firmado en Abidjan entre las dos partes en 2017 por su injerencia en la crisis actual entre Marruecos y España.

El comunicado emitido por el Parlamento Africano confirmó que el PE no puede ni debe intervenir en la crisis actual entre ambos reinos, ya que la resolución de esta crisis pasa por “ las negociaciones bilaterales directas».

Por eso, la institución africana llama a su homólogo a no tomar posición en este asunto para evitar empeorar más esta crisis.

El Parlamento Africano no solo criticó a su homólogo europeo, sino también ha saludado la decisión del Rey Mohamed VI de facilitar la repatriación de los menores inmigrantes marroquíes no acompañados en Europa.

Esta posición es una muestra de aprecio y gratitud por las posturas de apoyo de Marruecos al continente africano y a su desarrollo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.