Análisis. Marruecos tiene un peso especial en España

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

Toufik Slimani

Por la historia, la geografía y muchas otras cosas, Marruecos sigue “teniendo un peso especial en España”.

A pesar de la crisis diplomática actual entre Rabat y Madrid desatada por un Gobierno español incapaz de entender la nueva dinámica regional e internacional, Marruecos sigue siendo un socio muy importante para garantizar la estabilidad y la seguridad de la Península Ibérica.

La última decisión soberana de Marruecos al excluir los puertos españoles de la Operación Paso del Estrecho (Marhaba en la versión marroquí) por segundo año consecutivo y la reacción de algunos sectores españoles afectados por la decisión, deja muy claro que Marruecos influye mucho en España.

Lo que está pasando ahora nos hace recordar de la frase prudente del gran político y diplomático español, Manuel Azaña, en 1923: «ciego estará (ciego de soberbia) quien no advierta que los moros influyen en España mucho más que los españoles influimos en Marruecos».

Hasta del jueves, 11 de abril de 1996, ese comentario siguió siendo “realidad tres cuartos de siglo después, para el investigador español especializado en los asuntos hispano-marroquíes, Bernabé López García”.

Las reacciones españolas acerca de la exclusión de los puertos españoles, evidencia lo mencionado antes.

Así que Andalucía está pagando muy caro la decisión de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, al acoger clandestinamente a Brahim Gali, presunto líder del Polisario, bajo una identidad falsa.

Amén de asegurar al mismo líder separatista una escapatoria hacia Argelia para evitar que acabara entre rejas por las acusaciones de la comisión de crimines de lesa humanidad, violaciones y torturas.

“Y aunque oficialmente la excusa es la situación epidemiológica española, lo cierto es que la suspensión de esta operación supone un golpe bajo a la economía española, y en especial para la de una zona ya muy castigada económicamente, incluso sin pandemia, como la del Campo de Gibraltar.

Las estimaciones apuntan a que el paso anual de estos ciudadanos magrebís deja a lo largo de toda España unos 1.150 millones de euros en gastos de topo tipo: hoteleros, de alimentación, pasajes de ferrys, gasolineras… Un dinero que este año se evaporará por completo”, afirma un análisis de La Razón.

El turismo en el sur de España podría ser el gran afectado por la decisión marroquí.  El director de ventas de la compañía FRS, reconoció ayer en Antena 3 Noticias que “a nivel de facturación, solamente la operación paso del Estrecho supone 500 millones de euros”.

Por su parte, Manuel Piedra, presidente de Aesba, la asociación de empresarios de servicios portuarios de la bahía de Algeciras, admitió que “cada escala de un barco en un puerto genera miles de euros de facturación en muchos sectores: el práctico, el remolcador, el provisionista, el suministrador, el que recoge los residuos, los de lavandería, toda una amalgama de empresas de servicios”, según Efe.

Para el responsable de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras en el Campo de Gibraltar, Miguel Alberto Díaz, dejar fuera de “ Marhaba” a los puertos españoles “alarga la situación agónica que viven cientos de empresas y pone en peligro el presente y futuro de miles de puestos de trabajo en puertos, entre ellos personal de flota y tierra de las navieras, de apoyo al pasaje, autoridades portuarias, agencias de viajes, transportes por carretera, amarradores, hostelería, gasolineras y así una larga lista de familias que temen por su futuro”, informa La Razón.

Varias fuentes españolas coinciden en que la economía española habría evitado estas posibles pérdidas económicas si el Gobierno español hubiera cerrado las puertas a Galo o por lo menos, hubiera sabido gestionar la crisis actual.

“Al menos 500 millones en, sobre todo, la provincia de Cádiz -que siempre destaca en la economía española por su alta tasa de paro superior al 25%-, pero también en amplias zonas de la Península que suelen recorrer tres millones de marroquíes cada verano camino de cruzar el Estrecho’, dice una investigación de El Mundo.

Todo esto se debe a la política exterior española adoptada por el Gobierno actual. Una política que “no pasa por su mejor momento” según La Razón.

La misma fuente concluye que Madrid “suma en Grecia un nuevo desastre en su deber, que se une al conflicto diplomático con Marruecos o la falta de comunicación con el Gobierno de Joe Biden”, en referencia a que “Navantia  ( empresa española) pierde un megacontrato de 5.000 millones por otro desastre diplomático de Sánchez.

La cortina de humo creada por algunos políticos, funcionarios, periodistas y ciudadanos españoles en un intento de esconder la verdadera causa de la crisis actual, ha pasado rápidamente.

Ahora España es consciente de su error. El silencio español en las ultima horas y el discurso pacífico hacia Marruecos, reafirma esta influencia vieja y nueva de los marroquíes en España.

La crisis actual ha revelado que los marroquíes saben muy bien diferenciar entre el gobierno y los ciudadanos españoles; en cambio, los españoles todavía no se han desprendido de la visión colonialista y estigmatizada hacia Marruecos y los marroquíes.

Bernabé López García reconoce en un artículo que apareció en la edición impresa de El País, 11 de abril de 1996, la influencia de Marruecos en España.

“En este siglo transcurrido los marroquíes han aprendido a conocemos mucho más que nosotros a ellos.

Han valorado una imagen positiva de España a pesar de que no hemos hecho lo suficiente para resaltar todo lo que nuestro modelo encierra de positivo para Marruecos, entre otras cosas un perfil de país plural y multicultural”, dijo López, y siguió “en cambio, sólo hemos sabido promover entre nosotros una imagen negativa de Marruecos, olvidando que es un país con una férrea voluntad de modernización, a pesar del déficit de desarrollo económico, político y cultural”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.