El Ejército español dispara al aire para frenar la llegada de inmigrantes a Ceuta

Los inmigrantes han lanzado piedras contras las garitas de la Guardia Civil

0

RUE20 ESPAÑOL / TETUÁN 

Un grupo de inmigrantes procedentes de Marruecos han apedreado este martes a los agentes de la Guardia Civil y a los militares emplazados en el entorno de la frontera del Tarajal de Ceuta, que han disparado al aire para disuadirles.

Según ha comprobado Efe, el apedreamiento se ha producido esta mañana tras el despliegue tanto policial como de efectivos del Ejército de Tierra que se ha ubicado en el lugar para impedir nuevas llegadas de inmigrantes procedentes de Marruecos como las registradas ayer, cuando accedieron a la ciudad más de 5.000 personas desde el país vecino.

Los inmigrantes han lanzado piedras contras las garitas de la Guardia Civil, cuyos agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) han realizado disparos al aire para disuadir al elevado número de personas concentradas en la playa.

Los inmigrantes se han apostado en la línea de playa más próxima a la frontera ceutí y no se tiene constancia de que se hayan producido heridos durante la trifulca.

Ante esta situación, las autoridades marroquíes no pueden impedir el viaje y los desplazamientos de los subsaharianos regulares en Marruecos.

Un residente subsahariano en cualquier ciudad marroquí tiene por ley el derecho a viajar a cualquier ciudad marroquí sin problemas.

Fuentes bien enteradas en muchas ciudades del centro de Marruecos, incluso en Tánger, afirmaron a este diario “RUE20” que cientos de inmigrantes se dirigen en diversos medios de transporte a las ciudades del norte para pasar a Ceuta.

Hemos recibido imágenes de ciudadanos subsaharianos, sobre todo en Tánger, que intentan coger un taxi que les lleve a la frontera con Ceuta.

Este efecto de llamada ha llegado a los subsaharianos residentes en ciudades como Rabat, Larache, Assila, Fez y Casablanca.

Marruecos ha regularizado desde 2014 la situación de más de 50000 inmigrantes subsaharianos, pero hay miles que siguen esperando su oportunidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.