Análisis. La crisis diplomática entre España y Marruecos..El caso “Ghali” no es Perejil ..

el Gobierno español está perdiendo fuelle a causa de Argelia y el Polisario

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

Muhamed Abou Omar

La crisis diplomática actual entre España y Marruecos a causa del denominado «caso Gali» nos hace recordar la crisis del Islote Perejil en julio de 2002. Desde luego, las dimensiones de los dos episodios son muy diferentes. Si la crisis de 2002 fue muy importante tanto para Rabat como Madrid, el caso Gali es una cuestión estatal para Marruecos, ya que se trata de la acogida de un separatista por un país amigo como España.

En cambio, España cayó esta vez en la trampa de Argelia y los defensores del separatismo en España. Se podría comprender la actitud de España en 2002, pero hoy su decisión de recibir y hospitalizar al líder del Polisario, Brahim Ghali, es incomprensible.

La crisis actual entre los dos vecinos coincide con la publicación de algunos detalles sobre la crisis del islote de Perejil en 2002. Las lecturas españolas no son objetivas, por supuesto, más aún cuando las haga un militar, pero nos permiten comprender cómo percibe el militar español los desencuentros con Marruecos.

El general de la división en la reserva Jaime Íñiguez Andrade, primer comandante del Mando Conjunto, desgrana en su libro Las acciones no (todas) contadas de las Operaciones Especiales españolas, algunas de estas historias que pasaron de puntillas pero que al ponerles encima el foco cobran el protagonismo que nunca tuvieron.

En una entrevista concedida hoy al “diario de Burgos”, el general afirma que la crisis de Perejil es una de las más difíciles que ha vivido el Ejército español. “Es difícil elegir solamente una (acción militar). Me quedo por un lado con la recuperación del islote Perejil, porque fue una operación de libro para evitar la escalada de una crisis, no hubo ninguna baja y se mandó un mensaje potente a Marruecos. También ensalzaría varias de Afganistán, especialmente aquellas en las que los soldados se jugaron la vida al meterse en la boca del lobo. Me quedo también con el rescate de la ciudadana francesa Evelyn Colombo en 2011”.

También, el general no niega que la intervención del Ejército español en el islote Perejil fue una acción peligrosa. Jaime reconoció: “Desde luego. Yo no estaba en los niveles estratégicos políticos, pero insisto en que el mensaje que se mandó a nivel internacional fue muy potente”.

La intervención innecesaria de España en julio de 2020 en Perejil fue vendida al pueblo español por el expresidente del Gobierno, José María Aznar, como una acción patriótica, lo que le permitió evitar las críticas políticas y periodísticas; pero la crisis actual deja a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, al descubierto y en defensa del separatismo que amenaza la soberanía nacional y la integridad territorial española.

Sánchez da la imagen de un presidente que está dispuesto a sacrificar unas estrechas relaciones históricas con Marruecos por un grupito de separatistas.  En un editorial bajo título de “Moncloa acumula problemas”, el diario ABC crítica la equivocada decisión española al recibir a Gali, diciendo: “Mirando el escenario internacional, Sánchez se encuentra con la indiferencia de Joe Biden, un conflicto creciente con Marruecos y la preocupación de Bruselas por los supuestos planes de recuperación que tiene que financiar con fondos europeos. Son los principales campos de actuación de la diplomacia española, y el Gobierno está perdiendo fuelle”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.