Decisiones importantes marroquíes obsesionan a los analistas españoles

las declaraciones del Otmani, el reconocimiento de EEUU sobre el Sáhara y el rearme

0

RUE20 ESPAÑOL/ RABAT

En los últimos días, se ha escrito mucho sobre el informe elaborado por el Instituto de Seguridad y Cultura bajo título de ‘Marruecos, el estrecho de Gibraltar y la amenaza militar sobre España’.

El informe habla de Marruecos como una potencia militar en la región, advirtiendo a Madrid del impacto del rearme marroquí en Ceuta y Melilla. Marruecos sigue considerando a Ceuta y Melilla como dos ciudades ocupadas.

El doctor en Seguridad Internacional y profesor de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide, Guillem Colom, uno de los colaboradores en el informe explica al diario “El Faro” las implicaciones del informe.

Una de ellas es que el rearme marroquí y su consolidación en el Sáhara marroquí podría significar un desafío para la integridad territorial española. Y la segunda es “una posible redirección de su atención a Melilla y Ceuta tras lograr el reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara Occidental”.

Aseveró que el inicio de este análisis comienza hace años cuando Argelia comenzó a rearmarse y a mejorar sus capacidades y a modernizarse. Colom indicó que esto se debe a la presencia de Rusia en el país y es que son aliados tradicionales. Y, bien como consecuencia o fruto de otros elementos, Marruecos también se ha ido modernizando militarmente, dice El Faro.

Colom comentó que se ha incluido en el análisis a Melilla y Ceuta por las declaraciones del primer ministro marroquí, Saad Eddine El Othmani, que expresaba su intención de situar en la agenda exterior del país las ciudades españolas de Melilla y Ceuta tras lograr el reconocimiento de EEUU sobre el Sáhara Occidental.

“Si EEUU se posicionara más en relación a uno u otro país, podría cambiar los equilibrios regionales. Pero es una simplificación porque hay muchos más elementos que condicionan esta situación y hay que contar con que siempre hay múltiples actores”, concluye Colom.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.