Analistas españoles: Rabat y Madrid se necesitan

Marruecos tiene capacidad de presión en temas migratorios, de lucha contra el tráfico de drogas o de lucha antiterrorista

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT – MAP

El “caso Gali” invita a los especialistas y analistas en las dos orillas a reflexionar sobre el estado de las relaciones bilaterales entre Rabat y Madrid.

La entrada clandestina y la hospitalización bajo identidad falsa al presunto líder del Polisario, Brahim Gali, por parte de España, amenaza la cooperación entre ambos países, pero los intereses compartidos podrían ser un factor facilitador para zanjar las crisis actuales.

Eduard Soler, investigador del CIDOB, y David Hernández, investigador del Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos, consideran que las relaciones entre España y Marruecos son ahora mismo «tensas y difíciles», aunque se trata de países que «se necesitan», expresan al diario 20minutos.

«La palabra que define las relaciones es tensión», sostiene Soler, para quien ese malestar «ha ido en aumento desde principios del 2020»,

Hernández, por su parte, subraya que «las relaciones entre España y Marruecos son muy profundas en numerosos aspectos como la economía, migración y seguridad», y espera que no se llegue a una «ruptura» y que ninguno de los gobiernos esté «dispuesto a crear un nuevo problema en el vecindario».

Marruecos avisó de las consecuencias del “caso Gali” en el estado de las relaciones hispano-marroquíes. Para Soler: «Marruecos tiene capacidad de presión en temas migratorios, de lucha contra el tráfico de drogas o de lucha antiterrorista» y cree que puede estar «en riesgo» la «cooperación a nivel sectorial». En todo caso, cree que esa presión tiene límites, porque si Marruecos genera tensiones -por ejemplo- en materia pesquera, el conflicto no sería ya con España, «sino con la UE», un actor más potente.

Hernández, por su parte, considera que en Marruecos hay un importante malestar por «el acercamiento reciente de España hacia Argelia, su gran competidor en la región», dado que «el Gobierno de Pedro Sánchez está intentando equilibrar sus alianzas en la zona» y que intenta «no solo centrarse en sus vínculos con Marruecos, sino también potenciar su relación con Argelia».

A estas circunstancias se suma, a su juicio, «que en Marruecos es año de elecciones, y que los partidos y líderes políticos necesitan apelar a discursos nacionalistas», aunque por ahora «las críticas de los políticos marroquíes a España no se están traduciendo en ninguna acción en concreto». «Hay que entender que los dos países sufren un contexto interno complicado con la pandemia», apostilla Soler.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.