El laberinto de jóvenes marroquíes en Melilla y Ceuta

activista: un bulo en Marruecos empujó a los jóvenes a arrojarse al mar

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

Al Haj Ahmed

El último incidente en la ciudad de Castillejos (Fendik) encabezado por jóvenes marroquíes que se arrojan al mar para llegar a nado a la ciudad ocupada Ceuta, sigue siendo objeto de discusión de algunos medios de comunicación.

Siempre hay opiniones diferentes alrededor de las causas de ese incidente.  Unos dicen que hay manos invisibles detrás de ese incidente, mientras, otros lo aluden a la desesperación de los jóvenes tras el cierre total de las fronteras con Ceuta y Melilla el 13 de marzo de 2020.

En un reportaje publicado, hoy, por el diario “EL SALTO” bajo título de “Ceuta y Melilla, ansiedad ante unas fronteras que están por abrir”, Irina Samy, de la organización No Name Kitchen, describe cómo se percibió en Ceuta el incidente de jóvenes que se arrojan al mar diciendo: “El clima en Ceuta era de shock ante un intento sin precedentes”. Sobre sus causas alega: “corre el rumor de que estas intentonas sean la respuesta a “un bulo en Marruecos sobre que empezaba a haber traslados a la península”.

Ella relaciona el incidente con rumores sobre la posibilidad de trasladar los menores no acompañados marroquíes en Ceuta a la Península Ibérica.

El mismo artículo aborda la frustración y el sufrimiento de los jóvenes emigrantes marroquíes que llegan a Ceuta y Melilla. La mayoría pensaba que la vida al otro lado de las vallas es un paraíso. Pero la realidad duele y es muy amarga.

Said es uno de estos chicos: “Me siento frustrado, me siento mal conmigo mismo por la situación en la que estoy me encuentro en situación de calle sin documentación y con una propuesta de expulsión a un país al que no me gustaría volver”, explica por whatsapp desde Melilla a EL SALTO. El joven estaba en la Plaza de Toros la mañana en que la que tuvieron lugar los hechos denunciados.

“Me siento con mucha impotencia de no poder hacer nada ante esta situación. Que la policía abuse de nuestros derechos como personas y como niños que somos, me da miedo que me devuelvan a Marruecos”.

Said piensa que el estado español es inhumano y reivindica su derecho a ganarse un futuro y ser libres: “aquí en Melilla no somos libres, nos atosigan con todo, tanto en los trámites de documentación como en el trato que nos dan por ser de otro país”, lamenta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.