ELECCIONES de Madrid. Iglesias deja huérfanos a los separatistas saharauis

Los enemigos de Marruecos se desmoronan

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

Mouhamed Abou Omar

Dos derrotas destacadas en una. Las elecciones del 4 de mayo (ayer) en la Comunidad de Madrid no solo pusieron el punto final a la carrera política e institucional del controvertido Pablo Iglesias, líder del partido ultraizquierdista, Podemos, sino podrían ser el inicio del final del Frente Polisario en España. Con la dura pérdida de Pablo Iglesias ayer en Madrid, El Polisario perdió un gran aliado en España y Europa. Sin olvidar que los resultados catastróficos del izquierdismo en Madrid, dejan huérfanos a los separatistas de la Comunidad.

En cambio, Marruecos sale airoso de la batalla de Madrid. La derrota de Iglesias y su partido  es, en sí, una victoria para Marruecos. Iglesias y los suyos se convirtieron, desde su nacimiento político en  2014, en un  rompecabezas para Rabat. Pero, en los últimos meses, precisamente desde febrero de 2020, Pablo se convirtió en un “dolor de muela” tanto para Rabat como Madrid.  Un hombre que estaba al borde de desestabilizar las relaciones las fluidas relaciones entre los dos países antes del 10 de diciembre de 2020. Al fin y al cabo, se desestabilizan estas relaciones por  la hospitalización de Ibrahim Ghali, presunto líder del Polisario,  por parte de España tras haber sido contagiado por Covid-19.

No se sabe si  el partido Podemos tiene que ver con la entrada clandestina y la hospitalización baja identidad falsa de Ghali en un hospital de la ciudad Logroño, pero es cierto que esta maniobra fue aceptada por una Gobierno de coalición ( PSOE + Podemos) liderado por el socialista Pedro Sánchez.  No se sabe si Podemos  facilitó el acercamiento entre Argel y Madrid entre detrimento de las históricas relaciones con Rabat, pero segurísimo que intenta fomentar la presencia del separatismo saharaui en España.

Para no volver sobre todas las posturas, fotos y comunicados de Iglesias en contra de Marruecos, mencionamos aquí dos incidentes importantes que no gustaron en Rabat. El día 15 de noviembre pasado publicó un tuit en que llama claramente a la libre determinación del presunto pueblo del Sahara Occidental. Iglesias saca una resolución del Consejo de Seguridad (13 de enero de 1995) de su contexto para manejarla en el nuevo contexto. Pero, no le salió esa vez, y fue silenciado por su propio Gobierno. También, se partido apoyo al Polisario en febrero de 2020 cuando recibió una presunta ministra del Frente.

Para Marruecos, las elecciones generales españolas son más importantes que las regionales. También las elecciones comunales en Madrid, Barcelona y Andalucía son más relevantes que otras Comunidades.  Aun así, los resultados de las elecciones madrileñas podrían ser el espejo de las generales dentro de dos años. El día de ayer fue un puro aviso electoral a Sánchez  y el PSOE, y a Iglesias y Podemos, en particular; a la Izquierda en general. El 4 de mayo podría ser un punto de inflexión en la historia política  española actual: la vuelta de la derecha y su hija prodiga ultraderecha, la posible desaparición de partidos como Ciudadanos, a corto plazo, o Podemos, a medio plazo.

 El hundimiento de la izquierda

El partido popular liderado en Madrid por Isabel Diaz Ayuso cantó la deseada y oportuna victoria, aunque no obtuvo la mayoría. Solo le faltan 4 escaños para formar “su soberano” Gobierno regional.  Así, el PP obtuvo 65 escaño  (30 escaños en 2019) de un total de 136 escaños, los socialista con 24 escaños (37 en 2019), el partido Más Madrid con 24 escaños (20 en 2019), Vox con 13 (12 en 2019), Podemos con 10 (7 en 2019),y el partido ciudadanos que salió sin escaños mientras tenía hasta el sábado 26 escaños.

De las elecciones del 4 de mayo, surgió la nueva mujer fuerte de España y no solo Madrid. Isabel Díaz Ayuso no solo ha podido  derrotar a Sánchez, También pone el traje de futura candidata a la Presidencia del Gobierno. Ayuso tendrá en 2023 un solo obstáculo, es el propio jefe y descubridor Pablo Casado, Secretario General del Partido Popular.

La prensa española, de la derecha a la izquierda, reconoció la victoria de la nueva “dama de hierro” de España.  ”Ayuso noquea a Sánchez y el PSOE pierde el liderazgo de la izquierda”, titula a lo grande El Mundo. Mientras ABC afirma que: “Casado y Ayuso abren el camino para derrotar al sanchismo”. Siempre con la prensa derechista escribe La Razón: “Victoria incontestable de Ayuso”. Añade:”  El PP logra más escaños que toda la izquierda junta. Iglesias deja la política. Ciudadanos desaparece devorado por los populares. El PSOE se desploma en el peor resultado de su historia y Más Madrid supera a los socialistas”.

Hasta el diario progresista El País admite el surgimiento de una nueva tendencia política. dijo: “Ayuso arrasa en Madrid”. Y avisa a Sánchez: “El PP consigue más escaños que todo el bloque de izquierda y le bastará para gobernar con la abstención de Vox, que ya ha anunciado su apoyo. El PSOE se desploma, registra el peor resultado de su historia en la región y se ve superado por Más  Madrid. Cs desaparece de la Asamblea”.

Analistas como Luis Tejero ven que estas elecciones adelantadas sorprendieron a los partidos del centro y la izquierda.  Para Tejero, Ayuso ganó “ estas elecciones el 10 de marzo (es decir antes de acudir a las urnas). La convocatoria adelantada pilló con el paso cambiado a sus rivales y especialmente a Ciudadanos, que de la noche a la mañana vio cómo sus votantes huían en estampida para echarse en brazos de su antigua socia de coalición”.

Marruecos en la nueva dinámica

Desde ayer, España entró en una nueva dinámica, nueva etapa política que coincide con la nueva orden post pandemia. Por su parte, Marruecos ha entrado en una nueva dinámica desde que los EE. UU. Reconoció  la marroquinidad del Sahara el día 10 de diciembre pasado. Marruecos aspira a un nuevo ciclo político con las próximas elecciones regionales (probablemente  en septiembre próximo).

Hasta ayer,  Iglesias con sus declaraciones y maniobras a favor del separatismo saharaui fue el gran obstáculo de las  mejora de las relaciones bilaterales entre los dos vecinos cercanos, pero alejados estos días. Sánchez no tiene ahora otra excusa, tiene que dar la cara y saber que parte de su destino está en el sur.  La retirada de Iglesias de la vida política e institucional debe ser vista como una oportunidad para recuperar esa armonía perdida desde su llegada al Poder en enero de 2020.

Si al fracaso de la política interior de la Moncloa se agrega otro fracaso a nivel exterior, sobre todo con un país muy estratégico y socio como Marruecos, Sánchez y su partido esperan otra derrota  en las elecciones generales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.