La nueva valla de Ceuta y Melilla será un metro más alta que el muro de Trump

0

Este mismo mes, el Ministerio de Interior ha comenzado a levantar las nuevas vallas que rodearán la frontera de Ceuta y Melilla. Las estructuras alcanzan una altura de más de 10 metros y en su cúspide presentan un rodillo de medio metro que sustituye a las concertinas. Fuentes cercanas a la operación señalan que es la primera vez que se usan barreras tan altas en esta zona fronteriza y destacan el detalle de que sobrepasan en un metro a las que está colocando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la frontera con México, que tienen una altura de 30 pies (9,1 metros). Precisamente, la empresa toledana que ha fabricado el nuevo vallado también participó en su día en el concurso del Departamento de Seguridad Nacional de Washington para elegir a la firma que construiría la verja con México.

Fuentes cercanas a la edificación indican a este medio que las vallas están pensadas para cubrir solo las zonas de mayor vulnerabilidad a intentos de salto de grupo de migrantes indocumentados. De hecho, las primeras muestras se han ubicado en el entorno de Finca Berrocal, que es una zona convulsa donde, en los últimos años, se han producido numerosos saltos grupales. El más numeroso fue el de un grupo de 602 personas de origen subsahariano a finales de julio de 2018.

La estructura está construida íntegramente de acero y tiene una anchura de 2,5 metros. La parte inferior de la barrera incluye barrotes verticales y a la mitad unas chapas sin malla. Los cuatro metros superiores están formados por otra parte enrejada y la punta está coronada con un cilindro metálico liso de aproximadamente medio metro de diámetro. Fuentes cercanas a la operación señalan que en un principio los rodillos iban a ser móviles, pero finalmente se terminó descartando esta idea para dejarlos fijos.

Adjudicado a Tragsa por 17 millones
Las obras se adjudicaron a Tragsa, con un presupuesto de 17 millones de euros (8 millones para Ceuta y 9 para Melilla), y se plantearon con una duración de diez meses. Fuentes cercanas a la construcción barajan que las obras han sufrido un ligero retraso por motivo de la pandemia, por lo que no finalizarán el mes que viene, que es cuando estaba previsto.

Sin embargo, desde Interior aclaran a este periódico que las obras no se han llegado a paralizar en ningún momento, por lo que se terminarán dentro del plazo y que, de haber un retraso, este sería de un mes o dos como máximo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.