Mauritania está cada vez más cerca de Marruecos pese al chantaje de Argelia

La verdad es que Mauritania está más cerca de Marruecos y sus intereses están con Marruecos. Además, a pesar de la posición oficial de Mauritania de "neutralidad positiva", prácticamente parece que Mauritania está más cerca de Rabat en lo que se refiere al conflicto artificial en torno al Sáhara

 

Rue20 Español/ Dajla 

 

El Presidente de Mauritania, Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani, recibió el pasado jueves en el palacio presidencial de Nouakchott a un enviado especial del Frente Polisario, Omar Mansour.

 

Durante el encuentro, el enviado del grupo separatista del Polisario entregó una carta al presidente mauritano, enviada por Brahim Gali. El contenido de la carta gira en torno a «la evolución de la cuestión del Sáhara a la luz de los esfuerzos del Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas, que visitó la región durante las últimas semanas».

 

Este recibimiento deja muy claro que Mauritania todavía no ha conseguido liberarse de la presión y el chantaje del régimen argelino.

 

 

No es la primera vez que el presidente mauritano reciba a un responsable del Polisario. Hacerse eco de este tipo de recibimientos sirve indirectamente al plan del régimen militar para crear una crisis entre Marruecos y Mauritania.

 

Marruecos suele expresar claramente sus posiciones airadas en estos casos. Pero al hablar de Mauritania debemos tomar en consideración, en primer lugar, los datos históricos sobre ella y su relación con el Polisario.

 

En segundo lugar, Marruecos ha seguido aceptando la actual relación existente entre Mauritania y el Polisario, y no la ha puesto como condición en su relación con Nuakchot.

 

En tercer lugar, lo que le importa a Marruecos es la posición de Mauritania sobre el conflicto del Sáhara, ya que expresa una neutralidad positiva al respecto.

 

Parece que Marruecos comprende muy bien la magnitud del chantaje al que está sometido Nouakchott, y por ello mantiene fuertes relaciones con Mauritania para ayudarle a fortalecer su soberanía y la independencia de su decisión, para que pueda hacer frente a los peligros y presiones externas.

 

La verdad es que Mauritania está más cerca de Marruecos y sus intereses están con Marruecos. Además, a pesar de la posición oficial de Mauritania de «neutralidad positiva», prácticamente parece que Mauritania está más cerca de Rabat en lo que se refiere al conflicto artificial en torno al Sáhara.

 

Cuando resurgió la crisis de Guerguerat en octubre de 2020, Nouakchott anunció, a través de su portavoz del gobierno, su rechazo a la presencia del Polisario en el paso fronterizo, considerando que Guerguerat se encuentra dentro de la zona de amortiguamiento.

 

Además, se apresuró a coordinar la operación del paso fronterizo con Marruecos, en contra de los deseos de Argelia y el Polisario, que consideraban a Guerguerat como un «enclave ilegal».

 

Nouakchott también ha estado reforzando su presencia militar a lo largo de sus fronteras del norte con muchos equipos avanzados, inmediatamente después de que el Polisario anunciara su escalada militar el 14 de noviembre de 2020, que impidió cualquier explotación del territorio mauritano por parte del Polisario que quería realizar maniobras hostiles contra Marruecos.

 

Las posiciones similares de Nouakchott, que reconocen implícitamente la soberanía marroquí, son muchas en este sentido.

 

Mauritania no es Túnez ni ningún otro país. Mauritania es fundamental para Marruecos. De ahí, al hablar de Mauritania hay que tener en cuenta el aspecto geoestratégico, por lo que no se debe perderla.

 

También hay que recordar los chantajes que sufre Nouakchott – y el resto de las capitales de los países de la región- por parte del régimen argelino, donde los petrodólares se emplean en forma de subvenciones financieras y financiamiento de proyectos conjuntos, así como intentos de sobornar a los funcionarios y responsables.

 

También se emplean algunos expedientes de seguridad, usando grupos extremistas que se crearon en Argelia bajo los auspicios del régimen militar, antes de extenderse en los países del Sahel, especialmente en el norte de Malí, cerca de la frontera con Mauritania.

 

Las bandas del crimen organizado están vinculadas a las líneas de transporte y suministro dentro de Argelia, especialmente en los almacenes del Polisario, relacionado con el tráfico de drogas, armas y combustible, saqueo de ayudas humanitarias,…, y están activas en las zonas fronterizas de Mauritania.

 

En definitiva, Marruecos debe entender y comprender algunos de los actos de Mauritania, que son fruto del chantaje y la presión de Argelia. Pero en el fondo, Mauritania se mantiene neutral, más cerca de Marruecos en términos de intereses vitales, como la seguridad alimentaria.

 

argeliachantajemarruecosMauritaniapolisariopresiónsahara
Comentarios (0)
Agregar comentario