‘Ghabat Chabab’, un oasis verde en Marrakech

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

El Parque de Olivos «Ghabat Chabab» (Bosque de la Juventud), que abrió sus puertas este el martes a los habitantes y huéspedes de la ciudad de Marrakech, es un verdadero oasis verde y un lugar de relajación y veraneo en el corazón de la Ciudad Ocre.

 

Rehabilitado en el marco del programa «Rehabilitación de Jardines y Parques Históricos» de la Fundación Mohammed VI para la Protección del Medio Ambiente, este espacio, que se extiende sobre una superficie de 120 ha para la parte del olivar, viene a confirmar la vocación ecológica de Marrakech. También pretende ser un marco ideal para la sensibilización y la divulgación de la educación ambiental.

 

Para dar una nueva vida a este emblemático espacio histórico y permitir que los habitantes de la Ciudad del Ocre y sus visitantes lo aprovechen, las obras de rehabilitación se pusieron en marcha en 2014.

 

«Este parque fue inaugurado por la Fundación Mohammed VI para la Protección del Medio Ambiente con sus socios, en el marco del programa de «Rehabilitación de Jardines y Parques Históricos», cuyo objetivo es revitalizar estos lugares; respetando su espíritu histórico e implementando, al mismo tiempo, espacios educativos, en línea con la misión principal de la Fundación, la de promover la educación y la concienciación sobre el desarrollo sostenible», declaró a la prensa Iatimad Zair, responsable de las herramientas educativas de la Fundación Mohammed VI para la Protección del Medio Ambiente, al margen de la ceremonia de inauguración de este parque, por Su Alteza Real la Princesa Lalla Hasnaa, Presidenta de dicha Fundación.

 

Además de ser una zona de producción agrícola, «Ghabat Chabab» desempeña el papel de un parque urbano porque está dotado de espacios deportivos y educativas, explicó Zair, señalando que la Fundación ha puesto en marcha un camino educativo, diseñado por estudiantes de la Escuela Nacional de Arquitectura (ENA) de Rabat, que ha dado lugar a diseños y soluciones innovadoras en materia de sensibilización y educación sobre el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

 

Como parte de la rehabilitación de este espacio, los esfuerzos se centraron inicialmente en preservar lo que ya existía plantando 1.160 olivos y rehabilitando o excavando tres pozos y equipándolos con bombas alimentadas por energía solar.

 

Además de los olivos, se plantaron unos 3.420 árboles y 64.000 arbustos para contribuir a una conservación mejor de la biodiversidad en este espacio ecológico.

 

Las obras también abarcaron las cuencas de retención de agua, así como a la red de riego subterráneo y superficial, lo que permitió salvaguardarlas y ponerlas de nuevo en producción. 

 

   

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.