El corazón del emperador Pedro I ya está en Brasil

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

En conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Brasil, que será el 7 de septiembre, llegó al país el corazón del emperador Pedro I proveniente de Portugal y solicitado por el gobierno nacional.

 

La «reliquia de Don Pedro», como se conoce al órgano, será expuesta en el Palacio de Itamaraty, la sede de la Cancillería brasileña, a partir del próximo jueves y regresará a Portugal el 8 de septiembre.

 

Conservado en formol durante 187 años, el corazón del que fuera el primer emperador de Brasil fue transportado desde Oporto en un avión de la Fuerza Aérea Brasileña acompañado por tres autoridades portuguesas, además de un representante del Gobierno brasileño.

 

El órgano, que salió de Portugal por primera vez y llegó al país dentro de urna dorada, fue recibido en la base aérea de Brasilia con los honores de un jefe de Estado y llevado bajo un fuerte esquema de seguridad hasta el Palacio de Itamaraty, la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

«Fue una propuesta aprobada por (el presidente Jair) Bolsonaro y con ayuda de la Familia Real», explicó la médica oncóloga Nise Yamaguchi, quien fue una de las impulsoras de traer la reliquia a suelo brasileño.

 

Para los 200 años de su Independencia, el gobierno brasileño no tiene previstos grandes festejos más que los actos protocolares, oficios religiosos y algunos espectáculos musicales impulsados por los gobiernos locales.

 

En este sentido, la exposición abierta en Itamaraty del corazón conservado en formol de Pedro I es uno de los pocos eventos anunciados.

 

Brasil se volvió la capital del Imperio Portugués en 1808, cuando la corte del entonces monarca Joao VI y mudó el centro real de Lisboa a Río de Janeiro al escapar de las tropas napoleónicas que invadieron la península ibérica.

 

En 1921, Don Pedro I asumió como príncipe regidor en Brasil tras el regreso de su padre ante la recuperación de Portugal.

 

En 1822, Pedro fue el responsable de la Independencia de Brasil al declarar que el país ya no continuaría siendo una colonia de Portugal y se constituía como un nuevo imperio que estaría bajo su órbita.

 

La decisión del emperador de no regresar a Portugal para asumir como rey de ese país permitió que Brasil obtuviera su independencia sin necesidad de una guerra.

 

Esta no será la primera vez que los restos mortales del emperador se presentan para conmemorar la independencia de Brasil, pues en 1972, durante la dictadura, parte de su cuerpo fue expuesto en varias ciudades del país antes de ser depositada en el Monumento a la Independencia, en Sao Paulo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.