El discurso real avisa a Francia, Rusia, China, Brasil y Reino Unido por sus posturas ambiguas

Marruecos mira y ve a sus socios mediante las gafas del Sáhara marroquí. Por lo tanto, la marroquinidad del Sáhara es tan importante como para valer una vida.  A ver si los socios tradicionales y nuevos lo entiendan. 

0

 

 

Rue20 Español/ Mohammedia

 

 

El Rey Mohammed VI llamó, en su discurso a la nación, ayer sábado por la noche, con motivo del 69º aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo, a los socios tradicionales y nuevos de Marruecos a seguir los pasos de EE.UU, España, Alemania, Holanda, Portugal, Serbia, Hungría, Chipre y Rumanía, varios países latinoamericanos, africanos y árabes que apoyan la marroquinidad del Sáhara y respaldan el Plan de Autonomía para el Sáhara planteado por Marruecos desde 2007.

 

 

El Rey ha sido más claro que el agua con los socios de Marruecos que siguen en la zona confort o gris. «Ante tales desarrollos positivos, que conciernen a países de diferentes continentes, quiero transmitir un mensaje claro para todos: el expediente del Sahara constituye los lentes con los que Marruecos mira al Mundo, y es el criterio claro y sencillo con el que mide la sinceridad de las amistades y la eficacia de las asociaciones», afirmó el Rey con contundencia.

 

 

El Rey quiso dar más énfasis a su mensaje explicando: «por lo tanto, esperamos que algunos países, entre los socios de Marruecos, tanto tradicionales como nuevos, que adoptan posiciones poco claras respecto a la marroquidad del Sáhara, aclaren sus posturas y revisen su contenido, del modo que no admite interpretaciones».

 

Sin entrar en un análisis largo, el mensaje del Rey está dirigido en primer lugar a Francia, un socio tradicional de Rabat, pero sigue sin adoptar una postura responsable y clara hacia la marroquinidad del Sáhara. Francia apoya a Marruecos, pero nunca ha adoptado una posición como la adoptada por EE.UU y España.

 

Marruecos espera más de Francia cuyo presidente, Emmanuel Macron, se prepara para visitar Argelia en los próximos días.

 

En segundo lugar, el mensaje del Rey está dirigido a Rusia, China, Brasil y Reino Unido. Los cuatro países se han convertido en los últimos años en socios comerciales para Marruecos, pero a nivel político y diplomático siguen la política de doble rasero.

 

Estos países optan por Marruecos en los tiempos difíciles y para garantizar algunas de sus necesidades estratégicas como es el caso de Rusia y Brasil. Sin embargo, no han adoptado una postura clara acerca de la soberanía y la integridad territorial de Marruecos.

 

Rusia más interesada que nunca 

 

Marruecos se ha convertido en los últimos años en una solución para Rusia que trabaja para garantizar su seguridad alimentaria tras su ruptura con la Unión Europea y EE.UU.

La semana pasada se cumplieron ocho años del veto ruso a la importación de frutas y hortalizas europeas y otros alimentos, en respuesta a las sanciones de la Comisión Europea a Rusia por su papel en el conflicto con Ucrania, conflicto que se ha agravado con la guerra, por lo que no existen perspectivas de recuperar el que fuera el primer mercado no comunitario para las frutas y hortalizas españolas, según Valencia Fruits.

 

Por eso, Rusia se fijó en el mercado marroquí para garantizar el suministro de frutas y hortalizas. «A pesar del embargo y las dificultades logísticas, Marruecos se ha convertido en el principal proveedor de frutas y verduras de Rusia con una cuota de mercado del 45%», según el sitio morocco intelligence.

El veto ruso a los productos europeos comenzó el 7 de agosto de 2014. Los españoles piensan que la decisión rusa ha perjudicado al sector español exportador de frutas y hortalizas, ya que Rusia era el primer destino no comunitario.

 

Por eso, Marruecos espera más cosas de Rusia, sobre todo, en este contexto regional e internacional muy turbulento.

 

Por su parte, Reino Unido está llamado a adoptar una postura responsable y valiente. Marruecos se ha convertido en una solución para garantizar la seguridad alimentaria de los ingleses tras la ruptura con la UE.

 

Varias empresas Británicas invierten en Marruecos. Rabat demostró su disponibilidad a realizar grandes proyectos con Reino Unido, pero la postura ambigua de Londres acerca del Sáhara no llama al optimismo.

 

Marruecos mira y ve a sus socios mediante las gafas del Sáhara marroquí. Por lo tanto, la marroquinidad del Sáhara es tan importante como para valer una vida.  A ver si los socios tradicionales y nuevos lo entiendan.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.