Trujillo: la autodeterminación terminó su ciclo y la autonomía marroquí es la única solución

"Actualmente el paisaje de las provincias del sur ha cambiado, experimentando un progreso económico y social serio y real como consecuencia del nuevo modelo de desarrollo"

0

 

Rue20 Español/ Tánger 

 

La ciudad de Tánger está acogiendo, los días 13 y 14 de julio, el I Foro Mediterráneo Marroquí-Español, bajo el lema «La organización territorial y la experiencia de regionalización en Marruecos, España e Italia: lecturas cruzadas».

 

Este evento – organizado por la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales de Tánger (FSJEST), perteneciente a la Universidad Abdelmalek Essaadi, en colaboración con la Revista Marroquí de Administración Local y Desarrollo (REMALD), el Centro de Estudios Sociales y Jurídicos del Sur de Europa y el Centro Cifal Málaga – cuenta con la participación de expertos y académicos marroquíes, españoles e italianos, según un comunicado de la Facultad.

 

Este evento científico pretende debatir varios temas, entre ellos «la iniciativa autonómica en el Sáhara marroquí», «la descentralización en la prueba de los hechos, una década después de la entrada en vigor de la Constitución de 2011», «la transformación de la organización territorial del Estado en España», «la modernización de las estructuras del Estado marroquí», «las autonomías regionales en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional italiano» y «las autonomías territoriales en el sistema constitucional italiano».

 

 

Durante su intervención ayer, miércoles 13 de julio, titulada «El plan de Autonomía para el Sáhara: Constitución, autonomía y hecho diferencial», María Antonia Trujillo, ex ministra de Vivienda, ex Consejera de Educación en la Embajada de España en Marruecos y Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Extremadura, ha subrayado que «la autodeterminación/independencia ha terminado su ciclo y no sirve para resolver el asunto del Sáhara (un contencioso territorial y tradicional) siendo el plan de autonomía que Marruecos ofrece la solución a este problema». 

 

Trujillo ha destacado también que «Simultáneamente al ejercicio de su soberanía sobre el territorio del Sáhara, Marruecos también ha desplegado una gran labor diplomática en todo el mundo. El apoyo en la escena internacional, por parte de observadores objetivos y muchos Estados, africanos y de otros continentes, no se ha hecho esperar, reconociendo el esfuerzo de Marruecos al plantear una autonomía para el Sáhara como la única vía para salir de esta controversia». 

 

En cambio, ha dicho que «sobre el plan de autonomía para el Sáhara de 2007 abunda el mismo desconocimiento que sobre la historia y la actualidad de Marruecos y aunque es mucha la literatura científica son menos los escritos que argumentan la posición marroquí que los que la critican». 

 

 

«Sobre este plan también se han pronunciado defensores y detractores sin conocer realmente su contenido. Las cosas, si se las observa en detalle, son algo más complicadas. Más vale una elaboración doctrinalmente solvente de este plan de autonomía que los aplausos y halagos que se les puedan dedicar, por mucho que nos gusten, sin una base seria. Más vale una base doctrinal científica que una declaración política, pactista, sesgada, porque al final no hará honor a la verdad entera y suficientemente ni coincidirá con la realidad de las cosas», ha agregado.

 

La ex Consejera de Educación en la Embajada de España en Marruecos ha afirmado también que «la iniciativa marroquí respeta los modelos comparados de descentralización territorial aunque estos no sean uniformes».

 

«Nada impide – prosigue – que Marruecos, aprovechando esta propuesta, pueda avanzar hacia la generalización en todo su territorio del modelo de descentralización que supondría la autonomía para la Región del Sáhara dando, una vez más, muestras de las variaciones que se pueden llevar a cabo en la composición territorial del poder».

 

«Marruecos debe tener su modelo, el modelo que decida en ejercicio de su soberanía ya que la historia no debe ser un muro de contención», ha añadido.

 

 

Según la experta en Derecho Constitucional, «La decisión soberana corresponde al Reino de Marruecos que puede decidir un estatuto jurídico distinto al actual (tres regiones) para el territorio del Sáhara adelantándose una vez más al estancamiento que supone encontrar una respuesta a esta controversia sobre el que las decisiones de facto presentan más ventajas que inconvenientes desde el punto de vista jurídico, en el plano humano y en el ámbito geopolítico».

 

Trujillo ha destacado también en su intervención que «Actualmente el paisaje de las provincias del sur ha cambiado, experimentando un progreso económico y social serio y real como consecuencia del nuevo modelo de desarrollo. Este avance, al que se sumaría el nuevo Estatuto de Autonomía para la Región del Sáhara, puede servir indudablemente para abrir aún más la puerta a África, aprovechando la historia compartida y la interdependencia de siglos, para ofrecer una visión estratégica que contribuya a la construcción del edificio africano promoviendo la integración regional, luchando contra las desigualdades sociales y colaborando en la consecución de economías fuertes desde la solidaridad y la responsabilidad».

 

«El futuro de África se trazará con una mano africana y Marruecos está en la vanguardia», ha concluido.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.