Hija de inmigrantes, símbolo del rechazo al racismo español por los marroquíes

“Hay gente que cree que, para proteger a sus hijos, lo mejor es la asimilación”, denuncia la novelista marroquí Safia

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

La segunda generación de los inmigrantes marroquíes en España se declara en rebeldía contra el racismo institucional, social y escolar. Los marroquíes están aportando mucho a la economía española. No quieren ser ciudadanos de segunda, sino tratados como los europeos y los españoles de origen europeo o americano.

 

 

la joven escritora y activista marroquí, Safia El Aaddam, de 27 años, es representa a esta generación que denuncia el racismo, la asimilación y la hipocresía partidista en España. Nacida en Tarragona, de padres marroquíes amazighies llagados a España hace 40 años. Safia nació en España, pero todavía no tiene el DNI español en sus manos, pero anuncia aliviada que está “en los trámites finales”. Otro ejemplo del racismo institucional que nadie en España reconoce, aunque es una realidad.

 

Safia El Aaddam

 

 

En España la condición de hija o hijo de inmigrantes se siente e influye negativamente en esta población. “Fuera de casa vives una violencia hacia tu cultura y hacia tu lengua materna. Por ejemplo, cuando el hijo de un francés habla francés y español es un auténtico mérito; cuando el hijo del moro habla amazigh y castellano se entiende que no está lo bastante integrado, que no debería hablar amazigh. Entonces surge lo que se conoce como asimilación cultural: intentas renegar de tus raíces y acercarte lo máximo posible a la cultura de este país para no sufrir tanto rechazo y tanta violencia. Pero spoiler: lo vas a sufrir igual, porque no se te puede cambiar el color de piel ni nada”, dijo Safia en una nueva entrevista concedida al diario Huffingtonpost con motivo de la publicación de su primera y nueva novela “Hija de inmigrantes”.

 

 

“Ahora mismo tengo primas que tienen niños pequeños. Ellas les hablan castellano en casa para que sepan hablarlo perfectamente, cosa que evidentemente van a hacer tarde o temprano en el colegio. Lo hacen para que sus hijos no vivan el rechazo que nosotras hemos sufrido por conocer otra lengua, que en realidad es una riqueza enorme. Hay gente que cree que, para proteger a sus hijos, lo mejor es la asimilación”, agregó.

 

 

 

Resulta raro, pero es lo que hay. Es uno de los grandes problemas de España: necesita a miles de emigrantes, pero no tiene una política de migración eficaz. El racismo hace sombra a todo. A veces las apariencias engañan. España se derechiza. La familia de Safia llegó a Cataluña hace más de 30 años a España y todavía no tienen la nacionalidad.

 

 

“Y eso supone que cada cierto tiempo les toca revivir el racismo institucional. Ahora lo vemos con las citas de Extranjería; es imposible coger una cita, hay personas que no pueden renovar su NIE [Número de Identidad de Extranjero] a las que se les bloquea el dinero en la cuenta bancaria, se les despide del trabajo, no pueden conseguir trabajo, o no pueden conseguir una beca porque no pueden acceder a una cita, que es un derecho básico y fundamental. Con el DNI, esto no pasa, pero con las citas de Extranjería es imposible conseguir una, de ahí que se generen todas estas mafias que luego las revenden y demás”, concluye la novelista marroquí.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.