Holanda apoya la marroquinidad del Sáhara siguiendo los pasos de Alemania y España

La decisión holandesa supondrá un efecto domino para los demás países europeos que siguen en su zona de confort respecto al Sáhara

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

Las relaciones entre Marruecos y Holanda siempre se han basado por el pragmatismo y la cautela. El Sáhara siempre ha sido el punto de divergencias políticas entre los dos países.

 

 

Sin embargo, Holanda decidió, hoy miércoles en Marrakech, en una reunión del jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita, con el viceprimer ministro de los Países Bajos, Wopke Hoekstra al margen de la reunión ministerial de la Coalición Mundial contra Daesh, poner fin a su postura ambigua respecto al diferendo regional, apoyando el plan de autonomía marroquí presentado por Marruecos ante la ONU en 2007.

 

Para Holanda, el plan de autonomía marroquí es una «contribución seria y creíble para el proceso político liderado por la ONU«, dice el comunicado de Exteriores.

 

En una declaración conjunta, Holanda y Marruecos reafirman su apoyo al Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara, Staffan de Mistura, y le instan a continuar con sus esfuerzos por «un proceso político dirigido para lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable«, de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad, así como con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

 

 

La decisión histórica de Holanda coincide con la nueva dinámica que conoce el expediente del Sáhara a nivel internacional tras el apoyo de España y Alemania a la marroquinidad del Sáhara, después de unas crisis sin precedentes con Marruecos, país clave para la estabilidad de Europa y puerta de entrada de Europa al futuro continente de África.

 

El apoyo de Holanda, potencia dentro de la Unión Europea, supondrá un efecto domino para los demás países europeos que llevan siglos sin salir de su zona de confort respecto al conflicto artificial del Sáhara.

 

Al mismo tiempo que supone un golpe duro al régimen militar de Argelia, cada vez más aislado, que apostaba por la postura ambigua de Holanda para seguir hostilizando a su vecino Marruecos.

 

Es de recordar que el Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, afirmó, el 30 de abril, en un tuit que mantuvo una llamada telefónica con el Viceprimer ministro de los Países Bajos, Wopke Hoekstra, durante la cual hablaron sobre las relaciones bilaterales y el intercambio de puntos de vista sobre la crisis de Ucrania, Palestina y el Sáhara.

 

«Agradezco a mi colega, el Viceprimer ministro de los Países Bajos, la oportunidad de revisar las perspectivas prometedoras para fortalecer nuestras relaciones bilaterales, así como el intercambio de puntos de vista sobre las crisis en Ucrania, Palestina y el Sáhara», tuiteó Lamamra.

 

 

Sin embargo, el viceprimer ministro holandés pronto desmintió las falacias de Lamamra, respondiendo seguidamente con un tuit en el que esclareció que no se discutió el tema del Sáhara marroquí, evitando con ello generar conflictos con Marruecos.

 

«Después de una llamada telefónica con el ministro argelino de Asuntos Exteriores, Ramtane Lamamra, confirmamos nuestro compromiso de continuar fortaleciendo las relaciones entre ambos países. También discutimos la necesidad de detener la guerra en Ucrania», subrayó el viceprimer ministro holandés.

 

Es de recordar que el viceprimer ministro holandés había mantenido conversaciones con su homólogo marroquí Nasser Bourita en febrero de este año, en las que ambos ministros elogiaron la nueva dinámica que trazan los dos países para fortalecer sus relaciones sobre bases firmes y sólidas.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.