España persigue a los líderes del Polisario por robo

0

 

Rue20 Español/ Tan-Tan

 

Las autoridades españolas están cerca de desmantelar una red especializada en el robo de medicamentos y material médico, según reveló Forsatin Forum.

 

Se trata de una red que transporta medicamentos a los campamentos de Tinduf para su reventa, incluido lo que se transporta como ayuda médica humanitaria antes de ser dirigido a los mercados africanos por el llamado Frente Polisario.

 

Es de destacar que muchos de estos hechos delictivos se repitieron sin que los responsables rindieran cuentas.

 

Las autoridades españolas, según el Foro de Derechos Humanos, y tras recibir varias denuncias de asociaciones civiles por el robo de asistencia médica dirigida a los refugiados de los campamentos de Tinduf, y por la falta de colaboración de la dirección del llamado Polisario en la materia debido a la implicación de sus miembros en el crimen, decidió seguir el progreso de la recogida y distribución de medicamentos y material médico dentro del territorio español.

 

Esto provocó la existencia de cargamentos desconocidos que son embalados en cajas y enviados en nombre de las asociaciones españolas a los campamentos sin conocer su contenido ni fuente.

 

Las autoridades españolas, añade el foro, y tras abrir una investigación al respecto, descubrieron contrabando de medicamentos y material médico y semi-médico, y al ser confrontados por sus dueños, se constató que no tienen entrega para comprárselos y que los reciben desde el interior de los hospitales españoles a través de intermediarios, en su mayoría médicos saharauis.

 

De hecho, la próxima semana está previsto que el tribunal de Jaén juzgue a un médico saharaui de la Autoridad Sanitaria Andaluza.

 

Según el escrito de acusación, el médico saharaui afirmó que también emitió recetas médicas oficiales a nombre de dos de sus familiares, en concreto de su esposa y de la esposa de su hermano, de manera injustificada y sin el propósito de ayudarlos.

 

De igual forma, la Fiscalía señaló que usando su relación de confianza con sus compañeros de trabajo, el imputado solicitó a los médicos que le recetaran medicamentos.

 

Al profundizar en la investigación, se constató que el imputado lo había hecho guiado por el deseo de suministrar una gran cantidad de medicamentos ilegales y de almacenar los medicamentos proporcionados por las autoridades sanitarias para su posterior traslado a su país (campamentos de Tinduf).

 

El juicio al médico saharaui de la próxima semana, no será el último, sobre todo teniendo en cuenta que las autoridades españolas vigilan un número disperso de envíos médicos, y siguen investigando su origen y sus implicados.

 

La misma fuente reveló que lo más peligroso es el empleo de una red de trabajadores de la salud en Europa cuya tarea es recolectar y robar medicamentos y dirigirlos a los campamentos, para que el Polisario pueda manejar su disposición y venta en los mercados.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.