Salud mental, la otra cara peligrosa de la pandemia

Entre el 14,7% y el 22% del personal médico consultado en 2020 presentó síntomas de depresión, mientras que entre un 5 y 15% del personal dijo que pensó en suicidarse

0

 

Rue20 Español/FEZ

 

Ismail El Khouaja

 

Los dos años de pandemia y las medidas que se han adoptado han sido difíciles para la humanidad, o sea para la salud mental respectivamente.

 

Las repercusiones negativas de estas medidas comienzan a salir a la luz. Buena parte de la población mundial le ha tocado padecer de depresión, y esto no solo ha afectado a las personas normales y corrientes sino también al personal médico que le tocó hacer frente frente a la pandemia cada uno con la situación sanitaria de su país.

 

La agencia regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un artículo titulado «HEalth caRe wOrkErs Study» (HEROES) donde explica que el personal sanitario de 11 países de América Latina presenta «elevadas tasas» de síntomas depresivos.

 

Según el estudio, desarrollado por un equipo de especialistas de Chile y Colombia, dichas síntomas pueden ser atribuidos a la falta de políticas específicas para proteger la salud mental del sector durante la pandemia de Covid-19.

 

El estudio especifica que entre el 14,7% y el 22% del personal de salud consultado en 2020 en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Bolivia, Perú, Venezuela, Uruguay, Guatemala, México y Puerto Rico presentó síntomas de depresión, mientras que entre un 5 y 15% del personal dijo que pensó en suicidarse.

 

Una cifra alarmante que muestra que la salud mental no es menos importante que la corpórea. La salud mental es la base para vivir bien sobre todo en este mundo tan desarrollado en la medida en que el ser humano no se acostumbra. El desarrollo tecnológico va en contra de la naturaleza.

 

La falta de apoyo emocional (económico también), encerrarse dentro de cuatro paredes, preocupación diaria por las estadísticas de contagiados y muertos, distancia social, etc. han pasado factura en estos años de pandemia.

 

«La pandemia aumentó el estrés, la ansiedad y la depresión de los trabajadores de la salud y dejó al descubierto que los países no han desarrollado políticas específicas para proteger su salud mental», dijo Rubén Alvarado, investigador de la Universidad de Chile.

 

Por su parte, el director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la Organización Panamericana de la Salud, Anselm Hennis, subrayó que: «La pandemia evidenció el desgaste del personal de salud y en los países en los que el sistema de salud colapsó, el personal sufrió jornadas extenuantes y dilemas éticos que impactaron en su salud mental».

 

Ante esto, se da la necesidad de dar más importancia a la salud mental tanto del personal médico como la de los ciudadanos de todo el mundo. La pandemia ha afectado a todos, de ahí la urgencia de tomar medidas políticas que velan por la salud mental de las personas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.