Rabat, más que una capital

0

 

Rue20 en español/ Fez

 

Meryem Ghoua

 

Rabat es la capital de Marruecos y el principal centro administrativo y político del país desde 1912. Está ubicada junto al río Bu Regreg y al océano Atlántico. Es conocida por los monumentos que reflejan su legado islámico y colonial francés. Fue fundada por Abd-Al-Munim.

 

 

El sitio inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial abarca la llamada “ciudad nueva”, proyectada y construida entre 1912 y el decenio de 1930, en tiempos del protectorado francés, y también algunas zonas más antiguas del casco urbano que datan del siglo XII en algunos casos, según declaró Unesco.

 

La historia de Rabat empezó con un asentamiento conocido como Chellah en la ribera del Bu Regreg, en el siglo III a. C. En el 40 d. C., los romanos se hicieron cargo de Chellah y la convirtieron en el asentamiento romano de Sala Colonia. Roma conservó la colonia hasta el 250 d. C., cuando la abandonó a los gobernantes bereberes, quienes desempeñaron un papel importante en la España musulmana.

 

Con el establecimiento del protectorado en Marruecos, la ciudad quedó bajo el control administrativo francés. En 1912 el mariscal Lyautey eligió a Rabat como capital administrativa del Protectorado francés en Marruecos, y en 1956, tras la independencia de Marruecos, la ciudad se convirtió en la capital del país.

 

 

De hecho, sus palacios, gastronomía, su componente comercial, los colores, su patrimonio, etc, han hecho de ella una ciudad fascinante que atrae a miles de visitantes.

 

Esta ciudad marroquí es una curiosa mezcla de tradición y modernidad ya alberga numerosos lugares históricos de gran belleza, incluyendo su Medina antigua cuyas sus murallas tienen más de 5 km de longitud y son de distintas épocas.

 

Cabe destacar que La medina de Rabat fue fundada por los Andalusíes expulsados de España en el siglo XVII, según declaró Guialowcost.

 

Esta ciudad imperial está impregnada de lugares turísticos, monumentos históricos y edificios emblemáticos como por ejemplo la Torre Hasán, Kasbah des Oudayas, El Gran Teatro de la capital Rabat, El Museo Arqueológico de Rabat, el Mausoleo Mohamed V, La necrópolis de Chellah, El zoológico de Rabat, Dar al-Majzén… y muchos más.

 

La Torre Hassan es uno de los monumentos más emblemáticos, no sólo de Rabat, sino de todo Marruecos y uno de los símbolos más llamativos y representativos de la capital Rabat. la hermana de la Giralda, se caracteriza más por su altura que lo representa.

 

 

 

En cuanto al Gran Teatro de Rabat es un edificio cuya construcción comenzó en el año 2010, ubicado sobre el margen izquierdo del río Bu Regreg, a 160 metros al este del puente Hasán II, a 500 metros al este del Mausoleo de Mohamed V y de la Torre Hasán y a 800 metros al sudeste del paseo del río. Es una de las obras más destacadas de Zaha Hadid.

 

 

Está también el Mausoleo Mohamed V que se situa muy cerca de la Torre Hasán, fue construido entre 1961 y 1970 y es conocido por albergar los restos de los Reyes Mohamed V y Hassan II.

 

 

La necrópolis de Chellah, Chella es un antiguo complejo romano, medieval y necrópolis, situado en el emplazamiento de la antigua ciudad de Salé, a 2 km del centro de la ciudad y en las proximidades de Rabat, en Marruecos.

 

 

El zoológico de Rabat, también conocido como «zoológico de Temara», es un parque zoológico cerca de Rabat en Marruecos que se estableció en 1973. Los primeros recintos se construyeron para albergar a los leones que anteriormente se mantenían en el palacio real.

 

 

Dar al-Majzén es la residencia principal y oficial de SM el rey Mohamed VI. Está situada en la comuna Touarga de Rabat, la capital nacional.

 

 

El Museo Arqueológico de Rabat es un museo arqueológico en Rabat, Marruecos. Inaugurado en 1932, contiene la colección más extensa de artefactos arqueológicos encontrados en Marruecos.

 

 

Dar Lamrini, una de las casas más antiguas de la medina de Rabat, construida a principios del siglo XX con una arquitectura marroquí lujosa.

 

 

Con todo esto y más, Rabat es digna de tanta consideración por su valor cultural e histórico.

 

«Rabat es una ciudad con una intensa vida cultural y Salé destaca por su faceta religiosa. Se pueden visitar varios museos, festivales y el famoso Moussem de Sidi Abdallah ibn Hassoun», reveló «Guiademarruecos».

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.