La Liga árabe da un varapalo al régimen militar argelino

Su intento de hostilizar a Marruecos siempre le sale mal al régimen militar que cada día se encuentra más aislado que nunca, inclusive de sus históricos aliados

0

 

Rue20 Español/ FEZ

 

Ismail El Khouaja

 

Eramos pocos y parió la abuela. Este refrán se aplica a la miserable situación que vive el régimen militar argelino que últimamente recibe bofetadas por todas partes. Después de la última resolución de la ONU en la que 13 de los 15 países miembros de la ONU apoyaron la iniciativa marroquí en el expediente del Sahara marroquí (con la abstención de dos países), ahora la Liga de los Estados Árabes sale para dar un nuevo varapalo a los generales a raíz de las últimas declaraciones de su ministro de Exteriores, Ramtane Lamamra, sobre la agenda que se va a abordar en la próxima Cumbre Árabe organizada este año en Argelia.

 

Lamamra afirmó, el jueves pasado, que “la próxima Cumbre Árabe será la cumbre para la solidaridad interárabe y el apoyo a la causa palestina y al pueblo saharaui”, en una declaración al medio francés L’Expression.

 

Las declaraciones de Lamamra no gustaron a los países árabes que vieron en ello una falta de respeto e intromisión en sus asuntos decisorios. Como respuesta, la Liga de los Estados Árabes, en un comunicado anunciado por el diario marroquí Madar 21, aclaró que “el tema del Sahara marroquí nunca se ha puesto sobre la mesa para su discusión o deliberación desde su origen, y no estará presente en la agenda de la cumbre que se espera que se organice en Argelia el próximo mes de marzo”.

 

El subsecretario general de la Liga Árabe, Hossam Zaki, agregó al diario que «el borrador de la agenda para la próxima cumbre árabe todavía no se ha determinado y ni siquiera se ha preparado».

 

Con ello, Zaki deja claro que el MAE argelino “no tiene la autoridad para determinar los términos de la cumbre o los temas que se espera que sean discutidos a pesar de la realización de esta sesión en el suelo de su país”.

 

Tal como hemos afirmado en su momento, «Lamamra ha perdido la batalla antes de su comienzo», dado que sus declaraciones vinieron después del total y absoluto apoyo de los países árabes más influyentes en la zona, como son Arabia Saudita, Catar, Emiratos Árabes Unidos, a la soberanía marroquí sobre su Sahara.

 

Su intento de hostilizar a Marruecos siempre le sale mal al régimen militar que cada día se encuentra más aislado que nunca, inclusive de sus históricos aliados.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.