Sáhara marroquí. Argelia y Polisario reconocen su derrota ante la comunidad internacional

Hace unos días el régimen militar argelino divulgaba que habría una resolución en contra de Marruecos, hoy se desnuda y hace público su derrota. Ahora solo le queda huir de las mesas de diálogo para alargar la agonía del Polisario.

0

 

Rue20 Español/ FEZ

 

Ismail El Khouaja

 

La histórica resolución 2602 del Consejo de Seguridad que prorroga el mandato de la MINURSO hasta el 31 de octubre de 2022, ayer viernes, marcó un hito en el expediente del Sahara marroquí, creando con ello dos reacciones totalmente diferentes. Mientras que Marruecos acogió con agrado felicitando la decisión del Consejo, Argelia y su Polisario salieron acusando al Consejo por no darles una razón que no existe.

 

Durante la adopción de la resolución 2603, 13 de los 15 países miembros votaron a favor de la resolución: cuatro de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos de América, el Reino Unido, China y Francia) y dos de cada tres Estados africanos (Níger y Kenia), mientras se abstuvieron dos (Rusia y Túnez).

 

Los nuevos aliados: Estados Unidos y Gran Bretaña

 

Los países de la nueva alianza de Marruecos han demostrado su total apoyo a la soberanía de Marruecos sobre su Sáhara. Con su voto favorable a Marruecos, Estados Unidos consagró su reconocimiento al Sáhara marroquí que declaró en diciembre pasado, a pesar de las voces democráticas que apoyaban al Polisario y Argelia en Washington.

 

«Celebramos el plan de Marruecos relativo al estado de la región del Sáhara, así como el nombramiento de Staffan de Mistura como enviado personal del Secretario General al Sáhara Occidental, y le deseamos el mayor de los éxitos en su misión», dijo el embajador permanente adjunto de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Richard Mills.

 

Gran Bretaña, por su parte, desde su salida del Brexit, estableció relaciones de cooperación activas con Marruecos, empezando por el lanzamiento de líneas marítimas que conectan directamente los dos países, el lanzamiento también del mayor cable eléctrico submarino en el mundo, así como la publicación del mapa marroquí completo en sus medios estatales, dejando claro un pronto reconocimiento de la marroquinidad del Sáhara en los próximos meses. La decisión a favor de la resolución 2603 va en este mismo camino.

Los dos países ya empezaron a invertirse en el Sahara marroquí.

 

La Federación de Rusia y la República de China y sus intereses en el Magreb

 

Tanto Rusia como China, dada su nueva política expansionista en el norte de África, optaron por el pragmatismo dejando así una clara distancia respecto a su socio histórico Argelia. Rusia no quiere meterse en un lio con Marruecos, un país donde aspira exportar su Sputnik y, por ello, optó por abstenerse. China, por su parte, refrendó favorablemente la tesis marroquí al no quiere perder un mercado estratégico para la distribución de su mercancía en el continente africano.

 

De hecho, los dos países optaron más por un país estable para ampliar sus inversiones en el Magreb que los ideales comunistas que mantienen con Argelia.

Este nuevo enfoque inquieta los intereses de Estados Unidos en la región. No cabe olvidar que semanas antes del reconocimiento de Estados Unidos del Sahara marroquí, el secretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper cuando visitaba Túnez, Argel y Rabat, avisó cuando estaba de visita a Rabat, Argel y Túnez, que “Nuestros competidores estratégicos, China y Rusia, continúan intimidando a sus vecinos y extendiendo su influencia autoritaria por todo el mundo, incluido este continente».

 

Francia

A pesar de la historia colonial, Marruecos y Francia mantienen unas relaciones que solo pueden denominarse de privilegiadas. Con su decisión, Francia demostró, en plena crisis con el régimen militar de Argelia, que Marruecos es su socio estratégico en la región y demostró su posición pro-marroquí en la cuestión del Sáhara.

 

«Francia considera el plan de autonomía marroquí de 2007 como una base seria y creíble» para la resolución de este conflicto, afirmó el representante permanente de Francia ante la ONU, Nicolas de Rivière, ante los miembros del Consejo de Seguridad.

 

Túnez y su decisión pragmática

 

Túnez, en nombre del consejero del presidente de la República tunecina, del Walid Hajjem, celebró el nombramiento del ítalo-sueco Staffan de Mistura como nuevo Enviado Personal para el Sáhara, calificándola de “un paso importante para hacer avanzar el proceso de solución política y crear una dinámica positiva para proseguir los esfuerzos encaminados a alcanzar una solución pacífica y apoyar sus esfuerzos”. Sin embargo, abstuvo de votar a favor de Marruecos.

 

Esto generó un debate polémico en Marruecos, tomando en consideración su voto a favor de la resolución del órgano ejecutivo de la ONU en el año pasado. Un cambio de política que varios analistas interpretaron según el contexto político que está atravesando el país magrebí.

 

En este sentido, el politólogo Samir Bennis consideró que “la abstención de Túnez de votar a favor de la resolución del Consejo de Seguridad sobre el Sáhara va en consonancia con su posición sobre el regreso de Marruecos a la Unión Africana, ya que Túnez no formaba parte de los países que presentaron una petición a la Unión Africana para congelar la membresía de la Unión Africana a la República del Polisario. Por tanto, no podemos esperar que Túnez apoye a Marruecos”.

 

Por su parte, el periodista marroquí Younes Masskine dio un toque geopolítico a su interpretación, considerando pragmática la decisión tunecina, dada su posición geográfica. Como se sabe, Túnez se encuentra en medio de dos vecinos que influyen en su decisión política: un régimen militar ciego por su odio hacia Marruecos y un estado fallido y dividido como lo es Libia. Ante la delicada situación política y económica que atraviesa el país, Túnez optó por el pragmatismo para evitar la presión y amenazas del régimen argelino.

 

“Túnez, que se abstuvo de votar, es el mismo que se apresuró a aplaudir la resolución de la ONU, es como que está diciendo: entiéndanme y ten piedad de mí. De lo contrario, ¿qué esperaremos de Túnez más que la neutralidad? ¿Dejar todas sus preocupaciones y desastres y entrar en guerra con Argelia?”, dijo el periodista.

 

Marruecos entiende perfectamente la decisión tunecina. La vecindad a veces condena las decisiones políticas de los países. Marruecos también vive ese peligro de tener vecinos que velan por frenar su desarrollo económico. El mismo caso se aplica para Túnez.

 

De hecho, Marruecos no piensa comentar la decisión del “país hermano” Túnez. No hay necesidad de crear enemistades en una región muy turbulenta y la diplomacia marroquí debe contener la situación y seguir cosechando los frutos de la buena gobernanza del Reino, bajo el visionario liderazgo del rey Mohammed VI.

 

Argelia y Polisario: Fantasmas en la ONU

Durante la adopción de la resolución 2603, Argelia y su Polisario se sintieron muy aislados. Ningún país miembro dio legitimidad a la tesis separatista del Polisario, a pesar de todas las presiones y tentaciones, incluso Rusia como socio estratégico de Argelia optó por la neutralidad.

 

La banda del Polisario tomó primero la palabra, ayer sábado, mediante un comunicado donde rechazó categóricamente “la pasividad y el lamentable silencio del Consejo de Seguridad, especialmente de algunos miembros influyentes”.

 

Argelia, por su parte, publicó, hoy domingo, un comunicado donde, paradójicamente –y eso se debe al corte de miras de los generales– corrobora la legitimidad y racionalidad de la tesis marroquí ante la comunidad internacional. De hecho, los generales reconocen implícitamente que la Republica Árabe Saharaui Democrática (RASD) ya no existe y que el Consejo de Seguridad se ha convencido de la tesis de Marruecos respecto al plan de autonomía en el Sahara marroquí.

 

El comunicado, escrito en un lenguaje derrotista y victimista, también reconoce la derrota de Argelia y su Polisario al culpar a todos los países miembros de favorecer a Marruecos, lo que consagra el triunfo de la diplomacia marroquí.

 

Asimismo, los generales, a través de su comunicado, quisieron salir exentos del conflicto que crearon en 1975, mediante su rechazo a participar en las mesas redondas, abogando por negociaciones directas exclusivamente entre Rabat y un ente que existe, Polisario.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.