Marruecos-Cuba: de la ruptura a la apertura

0

 

 

Rue20 en español / Mequínez

Mohamed Charbi

Las relaciones entre Marruecos y Cuba – que no tenían contactos diplomáticos desde 1980- experimentaron últimamente un nuevo impulso tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Rabat y La Habana en abril de 2017, poniendo fin a más de 30 años de ruptura.

El acuerdo, para reanudar las relaciones marroquí-cubanas, fue firmado por los embajadores de Cuba, Anayansi Rodríguez, y de Marruecos, Omar Hilale, ante la ONU, en una ceremonia que tuvo lugar el 21 de abril de 2017 en la sede de la Misión Permanente de la isla caribeña en la ONU en Nueva York.

Desde entonces, ambos países han acreditado a Embajadores residentes en las respectivas capitales, Marruecos en 2018 y Cuba en 2020, lo que marca el camino para desarrollar las relaciones amistosas y de cooperación entre ambos pueblos, así como para promover las potencialidades de intercambio y cooperación en diversos terrenos.

Una de las tareas de la Embajada de Marruecos en La Habana consiste en hacer conocer la historia, la cultura, las tradiciones y costumbres y el progreso de Marruecos. Muy particularmente las transformaciones democráticas y sociales hechas realidad durante el reinado del rey Mohamed VI.

Gracias a la «reconciliación diplomática», Marruecos y Cuba están inaugurando una nueva etapa inédita e histórica en sus relaciones bilaterales, guiada por una voluntad común de instaurar un verdadero diálogo político y unas relaciones comerciales fructíferas.

Es de recordar que Marruecos dio su apoyo incondicional a la resolución presentada a la Asamblea General de la ONU que solicitaba levantar el embargo económico y financiero impuesto a Cuba.

Además, con motivo de la Fiesta Nacional de Cuba, Mohamed VI envió un mensaje de felicitaciones al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en el que expresó su determinación de fortalecer las relaciones entre ambos países.

Su Majestad destacó en la misma misiva “su satisfacción por el desarrollo constante de las relaciones de amistad entre Rabat y La Habana, con miras a consagrar bases sólidas de consideración mutua, cooperación constructiva y solidaridad activa”.

Cuestión del Sáhara

En cuanto a la cuestión política del Sáhara, es sabida la posición que mantenía el gobierno de Cuba.

Una de las misiones de la Embajada de Marruecos en Cuba es hacer comprender a las Autoridades cubanas que la única solución realista es la que ha puesto en la mesa el rey Mohamed VI ante la ONU en 2007, o sea, desarrollar una propuesta de Autonomía avanzada que permitirá a las poblaciones del Sáhara ejercer plenamente todos sus derechos políticos, económicos y sociales, manteniendo la soberanía nacional y la unidad territorial del Reino, según el embajador marroquí en La Habana, Boughaleb El Attar.

Se puede afirmar que «el gobierno cubano quiere sinceramente que este problema se resuelva. Es más, muchos con los que me he entrevistado confiesan que es una cuestión de tiempo. Además, el Gobierno de Cuba se muestra cada día más partidario de dejar que sean las Naciones Unidas las que ayuden a resolver el problema», de acuerdo al diplomático marroquí.

En este contexto, cabe recordar que las relaciones entre ambos Estados estaban rotas desde 1980 por decisión del gobierno de Rabat como respuesta al reconocimiento cubano de la denominada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Encuentros y visitas

El restablecimiento de las relaciones bilaterales fue precedido de un hecho que se puede considerar histórico, a saber, la visita privada del rey de Marruecos Mohamed VI al país caribeño en la primera semana de abril de 2017.

Esa visita, tal como dijo alguna vez el embajador de Marruecos en Cuba, ha tenido una importancia histórica mucho mayor de lo que se ha escrito sobre ella, que ha sido mucho.

Imagínese que un Jefe de Estado, que además es Su Majestad el rey y Emir de los Creyentes, decide viajar a un país con el que no tiene relaciones diplomáticas porque fueron rotas en 1980, que tiene otra cultura que la marroquí, y un régimen político comunista. Nunca antes en la Historia se había visto nada igual. SM el rey Mohamed VI quería hacer ese viaje, y lo hizo. Un gesto de profunda amistad. Las relaciones diplomáticas vinieron después.

Acuerdos bilaterales

Desde el restablecimiento de las relaciones entre Marruecos y Cuba en 2017, ambos Estados han conseguido firmar varios acuerdos bilaterales.

– Acuerdo para emitir votos de apoyo recíproco en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Nueva York y en los organismos de la ONU con sede en Ginebra.

– Acuerdo para la representación internacional de personas con discapacidad.

– Memorando de cooperación en el sector de minas, energías renovables y medio ambiente.

– Memorando de cooperación en investigación científica.

– Firma de un acuerdo de cooperación entre la Agencia Marroquí de Prensa (MAP) y la Agencia de Prensa Latinoamericana (Prensa Latina), que tiene por objeto promover y desarrollar la cooperación bilateral en el campo del intercambio de noticias, en sus formatos de texto, fotografía y audiovisuales, así como en el ámbito de conocimiento en materia de periodismo y gestión.

– Creación de un grupo de amistad de artistas e intelectuales cubanos con Marruecos, compuesto por artistas, cineastas, diseñadores de moda, poetas, periodistas, cantantes y pintores.

Intercambios comerciales

Marruecos participa en todos los foros y seminarios organizados por el Gobierno cubano para abrirse a las empresas internacionales y captar capitales para el desarrollo de su economía.

Por ejemplo, el Reino de Marruecos estaba a punto de organizar una Feria bilateral cubano-marroquí de artesanía y productos industriales, que se aplazó debido a la pandemia de la Covid-19.

Marruecos y Cuba están explorando muchos campos de cooperación y están preparados para compartir sus experiencias en varios ámbitos.

En esta línea, el embajador cubano en Marruecos, Elio Eduardo Rodríguez Perdomo, había transmitido la invitación del ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera a Marruecos para participar en la feria comercial de La Habana, llamando a los inversores marroquíes a participar en este acontecimiento comercial considerado «como uno de los más esperados de la República de Cuba».

Tanto Marruecos como Cuba tienen todas las posibilidades y potencialidades para desarrollar significativamente sus relaciones económicas.

En resumen, habida cuenta de la importancia de un mejor conocimiento entre los pueblos cubano y marroquí, los gobiernos de ambos Estados están llamados a trabajar ahincadamente para conocerse de manera directa y correcta.

«Nos conocemos a través de lo que el otro escribe sobre nosotros pero creo que es importante conocernos a través de nuestros propios escritos y el intercambio de visitas», tal y como afirmó el embajador de Cuba en Marruecos, Domokos Ruiz.

Es hora de obrar por superar conflictos heredados de otros tiempos y que no benefician a los pueblos de Cuba y de Marruecos, y hay que conservar esta apertura, olvidándose de la ruptura.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.