Polémica entre PP y PSOE por la inclusión de Ceuta y Melilla en las negociaciones entre Rabat y Madrid

Los socialistas están dispuestos a hablar de la soberanía mientras los populares abordan solo las fronteras

0

 

Rue20 en español/ FEZ

Ismail El Khouaja

La inauguración de una “nueva etapa inédita” anunciada por el Rey de Marruecos, Mohammed VI, en el discurso con motivo del 68º aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo -que conmemora el exilio de su abuelo Mohammed V y la lucha por la independencia-, ha sacudido la escena política española.

Las nuevas bases que condicionó el Rey, basadas en “la confianza, la transparencia, la consideración mutua y el respeto a los compromisos» son claras y necesarias para dar comienzo a esta nueva etapa.

La crisis dejó muy claro que no esta a favor de ninguno de los dos vecinos. Así que, sentarse y poner sobre mesa todos los asuntos que podrían de cara al futuro desatar una futura crisis, es ya una necesidad irreversible.

De hecho, las negociaciones, tal como afirmó el nuevo titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, son necesarias y no debe haber líneas rojas que podrían volver al punto cero.

Las conversaciones respecto al expediente de Ceuta y Melilla van a ser históricas, dado que nunca antes se puso en el tablero de la negociación.

La postura del MAE revela que el PSOE está dispuesto a abrir una nueva página con Marruecos.

Desde el estallido de la crisis, el PSOE mandó varios mensajes para la reconciliación, el más de todos fue la remodelación del Gabinete en la que abrió la puerta trasera a algunos ministros y funcionarios que tenían mano en la provocación de la crisis.

Sin embargo, la postura de su rival, el PP, que quiso aprovechar la crisis a su lado lanzando guiños a Marruecos y manteniendo reuniones telemáticas con los principales presidentes de los partidos políticos marroquíes, ha dado un giro copernicano tras la afirmación del PSOE.

El presidente del PP, Pablo Casado, salió ayer en críticas por la decisión del PSOE, en nombre del ministro MAE, al afirmar que no hay líneas rojas en la negociación del expediente de las dos ciudades marroquíes ocupadas, cuestionando “¿qué es no tener líneas rojas ni en el Sahara ni en Ceuta ni en Melilla?”, en Twitter.

 

En plena crisis diplomática, el mismo Casado dijo que Marruecos no es una dictadura y que había que tener buenas relaciones con el país vecino. Además, ¿de qué hablaba Casado con los líderes de partidos políticos marroquíes entonces?

Casado defiende que “Ceuta y Melilla son ciudades españolas y europeas con las que no hay nada que negociar en cuanto a su soberanía territorial”.

Por su parte, el alcalde de Melilla, Juan José Imbroda, perteneciente al PP, criticó rotundamente la postura del PSOE en cuanto a que no hay líneas rojas en la negociación de las dos ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla.

“España ofrecerá dialogar sobre Ceuta y Melilla con Marruecos! ¡Que mal suena y que desconfianza genera! ¡En nombre de quién y con el aval de quién! Yerran hasta en el enunciado”, dijo Imbroda en su cuenta de Twitter.

 

La postura de PP de dar por cerrada la negociación del expediente de Ceuta y Melilla va en contra de la nueva etapa que los dos países acordaron empezar.

Esta descolocada postura del PP ya la había adoptado el PSOE y no llevó a ningún puerto, pero sí a graves consecuencias económicas, sobre todo para España, que afectó a miles de ciudadanos y empresas de ambas orillas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.