Crisis Migratoria. Marruecos bajo la lupa instrumentalizada de los eurodiputados

Caso Gali. La primera fuerza parlamentaria europea critica la actitud del Gobierno español

0

RUE20 ESPAÑOL / RABAT

El Parlamento europeo va a tener la última palabra mañana jueves sobre las alegaciones de algunos eurodiputados acerca de la posible utilización de los menores inmigrantes marroquíes en la última crisis migratoria en las fronteras de Ceuta.

Pero los mismos eurodiputados han decidido pasar por alto las denuncias de algunos menores marroquíes agredidos por la policía española en Ceuta. 

El mayoritario Partido Popular Europeo (PPE), primera fuerza parlamentaria, se ha mostrado tajante al “rechazar” el “uso de la migración de menores no acompañados como instrumento de política exterior en el contexto de divergencias entre Estados”.

Asimismo, lamenta “la escalada de la crisis política y diplomática, que no debe socavar las sólidas y buenas relaciones de vecindad entre el Reino de Marruecos y sus Estados miembros”.

Los populares valoran positivamente las instrucciones del rey Mohamed VI para “resolver definitivamente el problema de los menores marroquíes no acompañados en situación irregular en territorio europeo” después de la entrada de migrantes marroquíes en Ceuta que consideran “una frontera exterior de la UE”.

También han lamentado la actuación del Gobierno español al acoger clandestinamente a Ghali: “el modus operandi del ingreso del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en un hospital español, que inicialmente desencadenó esta crisis migratoria, evidentemente podría haberse gestionado mucho mejor”.

Por su parte, los Socialistas y Demócratas han lamentado el estallido de esta crisis y “la utilización por parte de Marruecos de la migración irregular como instrumento político, vulnerando la integridad territorial y soberanía de un Estado miembro de la Unión Europea”.

“Esta forma de actuación no se corresponde con la cooperación entre la UE y Marruecos, especialmente en el ámbito de la migración, ni con una relación de confianza entre socios”, dicen los socialistas.

Los socialistas españoles se movilizan dentro del Parlamento Europeo para tapar la verdadera causa de la crisis actual con Marruecos desatada por compañero y presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Los socialistas ponen el foco en la crisis migratoria para no discutir la verdadera crisis que es la diplomática por la acogida clandestina del presunto líder del Polisario, Brahim Gali.

Los Conservadores y Reformistas Europeos, entre ellos el partido español VOX, creen que la crisis migratoria en las fronteras de Ceuta ha sido “una grave violación de las fronteras exteriores de España y de la UE”.

Por eso, proponen “la necesidad de reforzar las fronteras exteriores dado que las entradas irregulares también presentan una amenaza de seguridad más amplia”
En cuanto a Renovar Europa, este grupo, que incluye a Ciudadanos (Cs), califica de “inaceptable” la “instrumentalización de la migración por parte de Marruecos, particularmente en lo que respecta a los niños”, así como “el uso de la gestión de fronteras, el control de la inmigración irregular y la colaboración antiterrorista por desacuerdos en materia de política exterior”.

Y pide a Rabat «que siga respetando su compromiso de larga data con una cooperación reforzada en la gestión de fronteras y la movilidad migratoria».

La derecha más extrema subraya “la importancia de apoyar a los Estados miembros en la protección de las fronteras exteriores de la UE”, y pide “luchar contra los abusos del sistema de asilo” y “la necesidad de desmantelar las redes de tráfico de migrantes y hacer regresar a quienes no sean reconocidos como solicitantes de protección a su país de origen”.

En cuanto a los grupos izquierdistas “critican el proceder de Marruecos, pero también hacen hincapié en la necesidad de no ejecutar devoluciones sumarias y facilitar la petición de protección internacional.

También repudian la ‘instrumentalización’ de la crisis por la ultraderecha”.
Por ello, los primeros piden «la suspensión del acuerdo informal hispano-marroquí que sienta las bases para la deportación de los migrantes irregulares marroquíes de Ceuta».

Mientras que los segundos denuncian el estado de los derechos humanos en el Sahara y reclaman “la suspensión de los acuerdos comerciales con Rabat”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.